Existe la creencia de que las personas deben tomar suplementos de vitamina D para aumentar los niveles en la sangre a un” ideal “de 30 ng / ml. Sin embargo, un nuevo estudio demuestra que esta práctica común puede causar caídas, en lugar de prevenirlas.

El Dr. Cummings, autor principal de la investigación, hizo hincapié en que la combinación de suplementos de vitamina D y calcio se ha demostrado eficaz para prevenir las caídas y fracturas en personas mayores de 70 año en situación de relativa dependencia. Para otras personas, no hay evidencia consistente de que los suplementos de vitamina D reducen las caídas o fracturas.

El diseño del estudio quiso determinar si las dosis de vitamina D que alcanzaron concentraciones en sangre de 30 ng / ml mejorararon la fuerza y el equilibrio. En el estudio participaron 200 hombres y mujeres (mayores de 70 años) que vivían en casa con una buena cognición y  movilidad, pero con antecedentes de, al menos, una caída. Más de la mitad de las personas mayores tenían concentraciones de vitamina D que estaban por debajo de 20 ng / ml, considerado por muchos como “deficiente”. Las dosis más altas no tuvieron ningún efecto sobre el rendimiento físico y en su lugar se incrementó el riesgo de caídas.

Se ha afirmado que los suplementos de vitamina D tienen muchos beneficios, tales como la prevención del cáncer y las enfermedades del corazón, que no han sido apoyados por estudios clínicos (el tipo más fuerte de evidencia). Ahora sabemos por estudios clínicos que dosis relativamente altas de suplementos de vitamina D podrían llevar a crear riesgo de caídas en lugar de prevenirlo .

A veces los médicos ordenan pruebas de las concentraciones de vitamina D y recomiendan suplementos para llegar a ese nivel de 30 ng / ml. Este objetivo puede ser demasiado alto. El Instituto de Medicina sugiere que una concentración en sangre de 20 ng / ml es suficiente. Sin embargo, tenemos que esperar a que los ensayos aleatorios rigurosos muestren qué pasaría si cualquier dosis de un suplemento de vitamina D o la concentración en sangre de vitamina D tuviesen beneficios que superasen a los riesgos, sobre todo en las personas mayores.

Hasta que no tengamos esa evidencia, es prudente seguir las recomendaciones médicas que sugieren que las personas mayores de 70 años ingieran 800 UI de vitamina D al día. Las mejores fuentes de vitamina D son la luz del sol, y los alimentos ricos en vitamina D que incluyen leche, yogur, y algunos tipos de pescado como el salmón y el atún.

Artículo original: JAMA Internal Medicine, January 4, 2016