Cuidar al cuidador formal en México

Actualmente en México, debido al incremento de la población adulta mayor, se ha presentado la necesidad de incrementar el número de instituciones públicas y privadas de atención geriátrica. En estos espacios, generalmente se atienden a personas que son totalmente dependientes y que requieren asistencia por parte de un cuidador para realizar sus actividades diarias, o bien, que presentan dificultades para valerse por sí mismas.

Inicié mi vida profesional en instituciones geriátricas en las que he podido observar diversas carencias en la formación de los profesionales y cuidadores de los adultos mayores, así como el desgaste físico y emocional que sufren y que afecta su calidad de vida.

Estas experiencias fueron el corazón de este proyecto llamado “Enfoque gerontológico centrado en el cuidador formal de una institución geriátrica”. Siendo mi objetivo principal el que se vieran beneficiadas directamente los cuidadores formales y en consecuencia, las personas mayores que viven en la institución.

El trabajo de un gerontólogo de campo en México

Durante el diagnóstico de este proyecto se pudo comprobar que existencia de un agotamiento emocional en el cuidador, producto de sus labores, manifestándose en síntomas físicos, conductuales y emocionales. Además, se encontraron datos referentes al desconocimiento de los cuidadores en temas como demencia y cambios conductuales en los adultos mayores, así como la falta de habilidades para centrar su atención en las necesidades específicas de cada adulto mayor.

Estos datos me dieron la oportunidad de diseñar e implementar una intervención con los cuidadores formales enfocada a prevenir y reducir su agotamiento emocional, brindándoles herramientas emocionales encaminadas a fortalecer su autoconocimiento, así como capacitarlos en el enfoque centrado en personas con demencia, lo que permitió comprender los procesos de cambio físicos y conductuales.

Mi sueño personal es poder replicar este proyecto en otras instituciones geriátricas para contribuir al desarrollo de capacidades y habilidades de los profesionales y cuidadores que laboran en dichas instituciones, para que, a su vez, favorezcan un mejor cuidado del adulto mayor.

Sobre la autora

Esperanza Cruz Rodríguez

Lic. En Gerontología

Egresada del Instituto Mexicano de Psicooncología de la Lic. Gerontología y actualmente finalizando la Maestría en Desarrollo Humano en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México.

Capacitadora, tallerista y conferencista en temas referentes  envejecimiento y desarrollo humano.

Experiencia profesional en instituciones geriátricas en México públicas y privadas.

Su enfoque está basado en mantener la funcionalidad y autonomía de las personas adultas mayores que presentan alguna discapacidad física y cognitiva.

Es facilitadora de procesos de cambio en el cuidador formal y primario.