¿Te imaginas que un medicamento hiciese más fácil aprender un idioma, agudizar tu memoria y ayudar a las personas con demencia y enfermedad de Alzheimer a volver a cabrear su cerebro y devolver la vida a sus neuronas? 

Científicos de la Universidad de New Rutgers, EE.UU han descubierto el efecto de un fármaco, actualmente usado para tratar el cáncer, sobre la memoria. Los investigadores creen que el fármaco podría ayudar a las personas con enfermedad de Alzheimer y otros trastornos de la memoria.

El estudio, publicado en la revista Journal of Neuroscience muestra que el fármaco RGFP966 administrado a ratas fue capaz de mejorar la memoria y desarrollar nuevas conexiones cerebrales. Los roedores percibían mejor las señales acústicas, favoreciendo la plasticidad y la capacidad de almacenar los sonidos.

“Cuando una persona se encuentra en una de las últimas etapas de la enfermedad de Alzheimer, el proceso de memoria en condiciones neurológicas suele detenerse o estar ausente completamente. Este fármaco podría restablecer la capacidad de la memoria.” Afirma Kasia M. Bieszczad, autora principal del estudio.

El fármaco RGFP966 pertenece a una clase de inhibidores de HDAC y se utiliza en terapias contra el cáncer para detener la activación de genes que convierten las células normales en cancerosas. En el cerebro, las neuronas se hacen más flexibles y la capacidad de crear las conexiones aumenta gracias al fármaco, lo que mejora la memoria.

El hecho de que los roedores percibieran mejor las señales acústicas según Bieszczad, “es muy importante, porque el cerebro se configura para un mejor procesamiento y almacenamiento de sonidos significativos, lo que es fundamental para el lenguaje humano y el idioma. La aplicación incluso podría extenderse a personas que están aprendiendo a hablar de nuevo tras una enfermedad o lesión, así como a las que revierten la sordera”.

También te puede interesar: El Aripiprazol se muestra eficaz en pacientes mayores con depresión.