Una reciente investigación arroja luz sobre las bases moleculares del aprendizaje y la memoria que podrían servir de base para la investigación de nuevos tratamientos para el deterioro cognitivo relacionado con la edad, trastornos cognitivos como la enfermedad de Alzheimer, y otras condiciones.

Los investigadores alteraron un gen en los ratones para inhibir la actividad de una enzima llamada fosfodiesterasa-4B (PDE4B), que está presente en muchos órganos del cuerpo vertebrado, incluyendo el cerebro.

En las pruebas de comportamiento, los ratones PDE4B inhibidos, mostraron una mayor capacidad cognitiva. Estos ratones tienden a aprender más rápido, recordar eventos por más tiempo y a resolver ejercicios complejos mejor que los ratones normales.

Sin embargo, los resultados publicados se limitan a los ratones y no se han probado todavía en humanos, pero la enzima pDE4B está presente en los seres humanos. 

El Dr. Steve Clapcote, profesor de Farmacología en la Escuela de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Leeds, afirmó que “las alteraciones cognitivas no están suficientemente tratadas, estoy muy emocionado de que nuestro trabajo con ratones haya identificado la fosfodiesterasa-4B como un objetivo prometedor para nuevos tratamientos potenciales para las demencias“.

Los investigadores están ahora trabajando en el desarrollo de fármacos que inhiben específicamente PDE4B. Estos medicamentos se pondrá a prueba en animales para ver si alguno sería adecuado para los ensayos clínicos en humanos.

Investigación original: Abstract for “Specific Inhibition of Phosphodiesterase-4B Results in Anxiolysis and Facilitates Memory Acquisition” by Alexander McGirr, Tatiana V Lipina, Ho-Suk Mun, John Georgiou, Ahmed H Al-Amri, Enoch Ng, Dongxu Zhai, Christina Elliott, Ryan T Cameron, Jonathan GL Mullins, Fang Liu, George S Baillie, Steven J Clapcote and John C Roder in Neuropsychopharmacology. Published online August 14 2015 doi:10.1038/npp.2015.240