La historia de este gran hombre arranca allá por 1834. Año en que nació su bisabuela, una humilde campesina en Icod de los Vinos (Tenerife) y a sus 86 ha conseguido la proeza de reunir a la mayoría de su gran familia la semana pasada. 721 parientes que a través de Facebook ha conseguido localizar en Venezuela, Cuba, Colombia, Ecuador, Estados Unidos y España. No los conoce a todos, pero sí los tiene localizados.

Esta no ha sido la primera vez que Benigno Pérez reúne a sus familares que tiene por medio mundo. En 1997 ya logró juntar a casi 500 descendientes de Francisca Pérez Socas, su bisabuela, en el barro icodense de El Amparo, «una noticia que entonces dio la vuelta a España», recuerda.

En esta ocasión ha conseguido reunir a alrededor de 300 familiares, pero en los 19 años que han transcurrido desde entonces ha contactado con 720 descendientes. «Los tengo a todos ubicados en el mapa y estoy en contacto con ellos», reconoce este octogenario, taxista retirado y emigrante retornado, que admite que «desde que hay Internet, con el Facebook es mucho más fácil que antes».

fp familia Perez59.jpg

Benigno Pérez empezó a hacer el árbol genealógico de su bisabuela (no pudo ir más atrás) en 1982 cuando regresó de Venezuela, a donde emigró en 1950. Gracias a la ayuda de su mujer, Anselma con la que lleva casado 62 años, a sus hijos y a varios sobrinos, «10 o 12», ha conseguido localizar a sus parientes: «300 hogares», suma.

Una historia preciosa que sin duda, da sentido a la VIDA. Imaginamos que el año que viene, volveremos a hablar del jubiloso Benigno y su GRAN familia. ¡FELICIDADES!

Estamos desparramados por todo el mundo, y es muy digno rememorar a aquella humilde campesina que fue nuestro origen, y que tuvo tres hijos con un terrateniente de Icod, pero que no los abandonó, sino que les dio educación. Benigno Pérez