• La vacuna de la gripe reduce la hospitalización de personas mayores en más de un 30 por ciento y la mortalidad por todas sus causas en un 40 por ciento.
  • Con la Campaña “Este año sin excusas me vacuno contra la gripe”, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) pretende sensibilizar a los profesionales sanitarios sobre la importancia de la vacuna antigripal.
  • El Grupo de Vacunas de la SEGG insiste en que las vacunas son seguras, eficaces y proporcionan beneficios no solo personales, sino también comunitarios.

La gripe es una de las causas más importantes de morbimortalidad de las personas mayores de 60 años, ya que directa o indirectamente, esta infección causa un aumento del riesgo de complicaciones y de hospitalizaciones más frecuentes y prolongadas. Solo en España en la temporada 2015/2016 se notificaron 3.101 casos graves hospitalizados por gripe. Y más de 1.000 fallecimientos causados por la gripe y sus complicaciones, de las que el 64,5 por ciento no había recibido la vacuna antigripal en esta temporada. Por ello, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología lanza, un año más, un mensaje de concienciación sobre la importancia de la vacunación frente a la gripe entre los mayores de 60 años, pero también entre el personal sanitario y los trabajadores al cuidado de los mayores y personas que conviven con estos.

La edad, factor de riesgo añadido

La edad avanzada supone en sí misma un importante factor de riesgo añadido en la enfermedad gripal, incluso sin existir otras afecciones subyacentes. Esto es debido al declive de la inmunidad celular y a la mayor incidencia de otras condiciones de carácter crónico. En palabras del Dr. José Antonio López Trigo, Presidente de la SEGG “La gripe puede causar neumonías, bronquitis, otitis y sinusitis y puede suponer un riesgo para la vida de las personas mayores y grupos con patología crónica y factores de riesgo”.

A lo que el Dr. Primitivo Ramos Cordero, Secretario General de la SEGG, añade que “la gripe en las personas mayores suele ir acompañada de alta morbilidad, mortalidad y complicaciones. Y lo lamentable es que año tras año, sabiendo esto, las tasas vacunales no acaban de arrancar”, aunque el exceso de mortalidad de la gripe, advierte, es según diversos estudios, de un 90 por ciento en mayores de 65 años en 2016, de las que el 80 por ciento de ellas no estaban vacunadas.

Por otro lado, el Grupo de Vacunas de la SEGG insiste en que las vacunas son seguras, eficaces y proporcionan beneficios no solo personales, sino también comunitarios. De hecho, la vacuna de la gripe reduce la hospitalización de personas mayores en más de un 30 por ciento y la mortalidad por todas sus causas en un 40 por ciento.

Vacunación en profesionales:

A pesar de las recomendaciones de las autoridades sanitarias y de las sociedades científicas, tan sólo el 30% de los profesionales sanitarios se vacunaron en el periodo 2010 a 2015 y en la campaña 2015 y 2016 el 31,5%. Convirtiéndose los profesionales no vacunados en un vector de transmisión de la gripe en sus centros de trabajo, cuyos principales perjudicados son los pacientes con edad avanzada o estados de inmunodepresión, puesto que tienen una menor respuesta a la vacuna y son por ello más vulnerables. Por eso es tan necesario que las personas en contacto con estos pacientes, como son los familiares, cuidadores y personal sanitario, se vacunen anualmente. Está demostrado que en hospitales con programas activos de vacunación de sus empleados se logró disminuir la incidencia de la gripe en el personal de hasta un 88% y reducir la mortalidad por complicaciones de esta infección en los pacientes cercana al 50%.

Recomendaciones de vacunación para personas mayores de 60 años

El Grupo de Vacunas de la SEGG recomienda la vacunación de la gripe a todas las personas mayores de 60 años, pero también a las personas menores de 60 años que padezcan alguna enfermedad crónica como enfermedades cardiovasculares o pulmonares, entre otras, enfermedades hepáticas o renales crónicas, metabolopatías crónicas, enfermedades crónicas sanguíneas, neuropatías crónicas, inmunodeprimidos y mujeres embarazadas, así como trabajadores sanitarios y cuidadores que están en contacto con los mayores. Toda la información la puedes encontrar en el documento “Recomendaciones de vacunación para adultos y mayores 2017-2018” elaborado por el Grupo de Vacunas de la SEGG.

No Hay Más Artículos