Las personas (cuidadores y cuidadoras) que atendéis a una persona con alguna enfermedad crónica y con evidente riesgo de fragilidad, conocéis las consecuencias del llamado Síndrome del Cuidador. Esta situación de tensión emocional, exceso de responsabilidad y trabajo agotador que padece el cuidador es particularmente estresante cuando esta persona sufre una enfermedad como el alzheimer. Las consecuencias que sufren estos cuidadores van más allá de los problemas de salud, sufren de precariedad económica y laboral pero también un aislamiento social drástico. Para paliar esta sobrecarga, las Asociaciones de Familiares con Alzheimer (Conocidas en España con el acrónimo AFA´s) son de gran ayuda.

Si queremos calidad de vida para el enfermo de demencia, la única manera de conseguirlo es ofreiendo a estos cuidadores con recursos, habilidades y sin una situación de fuerte sobrecarga. Para ello, AFA Zamora – Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias ha perfilado y lanzando como cada año una nueva programación adaptada totalmente a las necesidades de los familiares que se enfrentan a la labor de los cuidados.

Programa de Atención a Familias 2018

Durante los próximos meses, ofrecerán de forma gratuita asesoramiento social, apoyo psicológico individual y grupos de autoayuda para crear una disposición en el cuidador a recibir la información adecuada; seminarios informativos para paliar el desconocimiento sobre diversos aspectos de la enfermedad; talleres psicoeducativos, realizando juegos de dramatización, con objeto de poner en práctica la teoría y saber cómo actuar ante ciertas situaciones; actividades de ocio y tiempo libre para ampliar las relaciones sociales y potenciar la diversión en momentos en los que el ocio se convierte en algo casi inexistente; finalmente, y como novedad, tras el éxito del proyecto anteriormente financiado por Fundación Iberdrola, las denominadas ‘Series Combinadas’ toman identidad propia y AFA Zamora las integra al Programa de Atención a Familias con objeto de normalizar la relación entre familiar y persona atendida desarrollando actividades en común.

El único requisito consiste en ser socio de la entidad, un respaldo social al que cada año se suman más personas.

Este año, además, te proponen reflexionar y cuestionarte si realmente necesitas beneficiarte del programa respondiendo al siguiente cuestionario en el que te plantean que, si al menos cuatro respuestas son positivas, acudas a informarte:

1. ¿Piensas que debido al tiempo que dedicas a tu familiar no dispones de tiempo suficiente para ti mismo?

2. ¿Te sientes en numerosas ocasiones tenso o estresado por tener que cuidar a tu familiar además de atender otras responsabilidades?

3. ¿Te sientes en ocasiones inseguro acerca de lo que debes hacer con tu familiar?

4. ¿Crees que has reducido significativamente el contacto con amistades y la relación con los demás?

5. ¿Puedes decir que no disfrutas de las cosas como lo hacías antes?

6. ¿Te sientes con frecuencia triste y desmotivado?

7. En general, ¿dirías que tu grado de sobrecarga emocional es alto?

Fuente: