Ernestine Shepherd desafía casi todos los estereotipos físicos de una mujer de 80 años. Pura fibra, SECAAAA!!! (como dirían los chicos jóvenes). De hecho, es una culturista que lleva más de 30 horas cada semana haciendo ejercicio, pero descubrió su pasión a los 50 Ahora está entrenando a otras mujeres y encarna completamente el apodo (que tanto le gusta), “Granny Six-Pack”.

Ella y su hermana, Mildred Blackwell, decidieron ponerse en forma después de que intentaran ponerse trajes de baño y no estaban contentas con lo que vieron en el espejo. Las hermanas pusieron sus objetivos en convertirse en dos de las mujeres de mayor edad fisico-culturistas. Sin embargo, después de que Mildred murió, Shepherd devastada terminó con la presión arterial alta, ataques de pánico, reflujo ácido y depresión. Entonces, dijo que su hermana se le apareció en un sueño, instándola a seguir adelante con el sueño de fisico-culturismo que habían concebido juntas.

La edad no es nada sino un número, Ernestine

Una historia, otra más,  ofrecida por Great Big Stories