Envejecimiento LGBT+ en Lavapiés

Mi nombre es David y soy usuario de la Fundación 26 de Diciembre, una organización que apoya las necesidades de las personas mayores LGBT+ en Madrid. He vivido en Lavapiés durante los últimos tres años.  Vivo en una “corrala” y todos mis vecinos son mis maestros. Me enseñan español cuando los saludo en la puerta principal y me enseñan sobre la cultura española cuando se quejan del clima de muchas maneras diferentes.

Me encanta pasear por las calles de Lavapiés y a veces escucho el fantasma de Gloria Fuertes.

Uno de mis poemas favoritos de ella es “Chula Sentimental”:

Chula sentimental
me llaman en Lavapiés.

Porque tengo el corazón
como un piano.

Me estremezco si me coges de la mano.
Chula sentimental.

Por esto y por lo demás,
por esto todos me llaman
chula sentimental.

Hay un hombre que regenta una frutería en Lavapiés. No sé su nombre, pero lo llamo Maestro. Cuando voy allí a comprar frutas y verduras, me enseña los nombres de los alimentos en español y me cuenta historias sobre crecer en los viejos Lavapiés.

Probé por primera vez la horchata en Lavapiés. En un caluroso día de verano, la propietaria de la pequeña heladería, me contó de dónde vienen las horchatas y dónde encontrar las mejores en España. Estaba deliciosa.

lavapies david clyton

David Clayton es profesor retirado de inglés. Vive en Lavapiés. Está muy agradecido a su familia arcoiris en la Fundación 26 de Diciembre, y a todos sus vecinos de Lavapiés.

La Fundación 26 Diciembre tiene un grupo de teatro compuesto por algunos actores con mucho talento que rondan los cincuenta, sesenta y setenta años. Cuando llegué a Madrid por primera vez, actué con ellos en una producción de El Maleficio de la Mariposa de Federico García Lorca. ¡Era el Gusano número tres y estaba espectacular! Tuve la oportunidad de interpretar la hermosa poesía de Lorca en español. Era música para mis oídos.

Más recientemente, el grupo de teatro realizó una obra llamada Un beso en la sombra en el Museo Reina Sofía. Fue una serie de monólogos de recuerdos llenos de risas y lágrimas, y tanto los actores como el público disfrutaron mucho de la experiencia teatral. Fue dirigido por Luis Luque, una persona muy sensible trabajando con actores mayores de alto nivel.

Autor: David Clyton