“¿Qué es bien?”, recuerdo en la universidad que un maestro nos torturaba con esa pregunta cada que queríamos dar una respuesta rápida y seguir con nuestras vidas, “¿Qué es bien?”. Desde entonces, encontrar una respuesta concreta, una definición exacta de lo que “bien” significa se ha convertido en una tarea de todos los días.

Podría irme a la respuesta fácil y decir “estar bien es ser feliz” o buscar un sinnúmero de indicadores socioeconómicos para llegar a un bienestar cuantitativo. Pero nada de eso responde permanentemente a un estado que, por falta de mejores términos, llamaremos simplemente “estar bien”, aun cuando la mayoría de nosotros ha sentido la paz que trae consigo. 

Y me resulta relevante porque en mi canal de YouTube, biENvejecer (la contracción de “bien” y “envejecer”, pero quitando un “en”, ¿no les dije que soy bien creativo?) una de mis misiones es ayudar a las personas a envejecer bien, pero si te das una vuelta por mi contenido (algo que recomiendo ampliamente), encontrarás temas tan diversos como El uso de mariguana medicinal, las mascotas más longevas y cómo envejecen los fisicoculturistas. Pero, si ves los videos (algo que recomiendo ¡aún más!) verás que todo gira respecto a la misma idea: Conocer.

Vivimos en un mundo sobresaturado de estímulos en el que, sin embargo, es difícil encontrar información digerible y amena. Esto se da más aun con temas de envejecimiento en donde casi toda la información pinta a la vejez como terrible y humillante a través de títulos del tipo “Cuídate para evitar padecer…” o “Cómo mantenerte joven toda la vida”; el mensaje es claro: Envejecer es malo. 

Pero envejecer no es malo.

Envejecer, simplemente, es.

Existir es envejecer y la acumulación de existencia da como resultado algo llamado “vejez”, que tampoco es mala, pero (ojo) tampoco es buena. La vejez, al igual que el envejecimiento, simplemente es.

MICROEDADISMOS #40 ¡No entiendo por qué a estas alturas de la vida, se tienen que casarse!

Y la vejez que vivas es el resultado de, sí, muchos factores socioeconómicos y de tu sentido de felicidad y satisfacción vital, además, claro, de tus hábitos de vida. Pero, independientemente de lo que tú consideres que es envejecer “bien”, sin duda, algo que te ayudará a alcanzar esa meta, es Conocer. 

Conocer sobre salud, cultura, visiones de vida, técnicas de autocuidado, autoestima y demás temas van a ayudarte a ampliar tu visión de la vejez y el envejecimiento. Y más importante, te va a dar opciones. Te ayudará a tomar decisiones más informadas al momento de elegir una rutina de ejercicios, un programa nutricional y estrategias para fortalecer tu autoimagen y tus relaciones sociales. 

La paz que da el sentirse “bien” es la noción de satisfacción por haber tomado las decisiones correctas. Te sientes en tranquilidad porque a donde llegaste es un lugar seguro, y sí, pudiste haber llegado al azar, pero, ¿no es más satisfactorio cuando tú planeaste el camino y luchaste para llegar ahí?

Envejecer “bien” es sentir la plenitud que da el saber que tu esfuerzo es premiado con una vejez integralmente saludable; y el tener información real sobre el envejecimiento te ayudará a tomar mejores decisiones al momento de planear. ¿Quién sabe? Tal vez lo que le hace falta a tu envejecimiento es levantar pesas, tener una mascota o fumar un poco de mariguana. 

Arturo Arcos es psicólogo y gerontólogo social. Es miembro de la Sociedad Mexicana de Geronto-Geriatría SOMEGGI, de la Asociación de Promoción de Servicios para Mayores LGBT SAGE y de Vida Alegre, la casa de día para mayores LGBT+ de México. Es el creador, director y anfitrión de biENvejecer, el primer canal en el mundo sobre temas de vejez, envejecimiento y personas mayores.

Sigue a Arturo Arcos y a biENvejecer en redes sociales y YouTube

MICROEDADISMO #62 ¡Deberías comportarte como un hombre de tu edad!