Una nueva investigación publicada en la edición de diciembre 2015 de The FASEB Journal muestra que, en modelos de ratón de la enfermedad de Alzheimer, la administración oral de magnesio-L-treonato (MgT) alivia el deterioro cognitivo mediante la interrupción del desarrollo de las placas amiloides. Aunque aún hay preguntas acerca de cómo MgT penetra la barrera hematoencefálica, el trabajo sugiere que los científicos pueden haber encontrado la clave para una nueva serie de tratamientos de la enfermedad de Alzheimer.

“LOS IONES DE MAGNESIO SON PROMETEDORES EN RETARDAR LA PROGRESIÓN DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER EN RATONES”

“Esperamos que nuestros hallazgos ayuden a mejorar la práctica clínica pertinente a la administración óptima de magnesio para retrasar o incluso prevenir la aparición de la EA”, dijo Pu Wang, Ph.D., un investigador involucrado en el trabajo del Departamento de Ciencias de la Vida y la Salud en Shenyang, Liaoning, China. “Por otra parte, esperamos poder ampliar nuestros modelos experimentales a otros trastornos tales como lesiones graves craneoencefálicas, asma bronquial, enfermedad cardíaca pulmonar crónica, arritmias y necrosis miocárdica, etc. e identificar más objetivos del magnesio y estrategias para el tratamiento de estos trastornos.”

Para hacer este descubrimiento, Wang y sus colegas utilizaron dos grupos de ratones. El primer grupo estaba formado por los ratones normales. El segundo grupo consistió en ratones, modelos de la enfermedad de Alzheimer, que sobreexpresan un gen que aumenta la producción de Aß, mientras que también disminuye la afluencia de magnesio en el cerebro, especialmente en el líquido cefalorraquídeo. Aunque los investigadores no encontraron ninguna evidencia directa que demuestra que el magnesio fue capaz de penetrar la barrera hematoencefálica, sus resultados mostraron niveles elevados de magnesio en el cerebro de los ratones modificados genéticamente – suficientes para inhibir el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

“La buena noticia acerca de este trabajo es que si se sostiene en el ser humano, el magnesio es un elemento común del que disponemos con facilidad”, dijo Gerald Weissmann, MD, Editor en jefe de The FASEB Journal. “La mala noticia, por supuesto, es que lo que funciona en ratones no siempre resulta tan bien en la gente. Al mismo tiempo, incluso si los iones de magnesio no funcionan para las personas con la enfermedad de Alzheimer, este informe ayudará a los investigadores a aprender a frenar el desarrollo de las placas amiloides, un sello distintivo de la enfermedad “.

También te puede interesar: Realidad virtual: la revolución contra el Alzheimer