La longevidad está en… ¡el entorno vital!

El lugar donde vives tiene un impacto significativo en la probabilidad de que alcances la edad centenaria, sugiere un nuevo estudio. Una nueva investigación sugiere que las personas que viven en comunidades altamente transitables y de edades mixtas pueden ser más propensas a vivir hasta los 100 años.

Cuando se trata de vivir hasta los 100 años, los buenos genes ayudan pero no cuentan la historia completa. El lugar donde vives tiene un impacto significativo en la probabilidad de que alcances la edad centenaria, sugiere un nuevo estudio realizado por científicos de la Facultad de Medicina Elson S. Floyd de la Universidad Estatal de Washington.

Publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health y basado en los datos de mortalidad del estado de Washington, los hallazgos del equipo de investigación sugieren que los habitantes de Washington que viven en comunidades altamente transitables y de edades mixtas pueden ser más propensos a vivir hasta los 100 años. También encontraron que el estado socioeconómico estaba correlacionado, y un análisis adicional mostró que los grupos geográficos donde la probabilidad de alcanzar la edad centenaria es alta se encuentran en áreas urbanas y en ciudades más pequeñas con un nivel socioeconómico más alto, incluida el área de Seattle y la región alrededor de Pullman, Wash.

El estudio se suma al creciente cuerpo de evidencia de que los factores sociales y ambientales contribuyen significativamente a la longevidad. Investigaciones anteriores, han estimado que los factores hereditarios solo explican alrededor del 20 al 35% de las posibilidades de un individuo de alcanzar la edad centenaria.

Sabemos por investigaciones anteriores que puedes modificar, a través del comportamiento, tu susceptibilidad a diferentes enfermedades según su genética. En otras palabras, cuando vives en un entorno que favorece un envejecimiento saludable, esto probablemente afecta tu capacidad de superar con éxito tus probabilidades genéticas a través de cambios en el estilo de vida. Sin embargo, hubo una brecha en el conocimiento sobre los factores ambientales y sociales exactos que crean un ambiente que mejor apoya la vida hasta la edad centenaria, lo que este estudio ayudó a abordar.

En colaboración con los coautores Solmaz Amiri y Dedra Buchwald, Bhardwaj y Amram analizaron datos proporcionados por el estado sobre las muertes de casi 145,000 habitantes de Washington que murieron a los 75 años o más entre 2011 y 2015. Los datos incluían información sobre la edad y el lugar de residencia de cada persona en el momento de la muerte, así como su sexo, raza, nivel educativo y estado civil.

Descubrieron que la capacidad de caminar en el vecindario, un mayor nivel socioeconómico y un alto porcentaje de la población en edad laboral (una medida de la diversidad de edad) se correlacionaron positivamente con el logro de un estado centenario.

Estos hallazgos indican que las comunidades de edades mixtas son muy beneficiosas para todos los involucrados. También apoyan el gran impulso en el crecimiento de los centros urbanos para hacer que las calles sean más transitables, lo que hace que el ejercicio sea más accesible para las personas mayores y les facilita el acceso a la atención médica y las tiendas de alimentación. Los vecindarios que ofrecen más diversidad de edad tienden a estar en áreas urbanas, donde es probable que las personas mayores experimenten menos aislamiento y más apoyo comunitario.

Si bien se necesita más investigación para ampliar sus hallazgos, los investigadores afirman que los resultados del estudio podrían eventualmente usarse para crear comunidades más saludables que promuevan la longevidad en las personas mayores.

No Hay Más Artículos