Si bien escuchamos hablar mucho de actividades intergeneracionales, pocas veces son realmente así y sus objetivos tan definidos como la propuesta del Club Recreativo para Adultos Mayores Novavida. Al aire libre y a manera de olimpiadas, practicaron ejercicios físicos y cognitivos para deslumbrar de los progresos alcanzados a sus familiares.

El pasado domingo, en la cancha de fútbol de la urbanización La Puntilla en Guayaquil (Ecuador) tuvo lugar el NOVATÓN 2018. Allí se dieron cita, un centenar de personas para arropar a los tres grupos intergeneracionales.

“Todas las actividades están pensadas para que los abuelitos se diviertan, estén contentos y seguros, considerando las habilidades y limitaciones de cada uno. Habrá tres equipos que estarán divididos por colores, todos van a hacer el mismo circuito, la competencia se medirá por velocidad”, Belén Bonnard, directora del centro.

Entre las actividades propuestas por la directora y el personal técnico de Novavida, pudieron disfrutar de una sopa de letras gigante o actividades de musicoterapia, así como una construcción de una pirámide o pruebas de fina puntería para poner a prueba sus habilidades en psicomotricidad y atención.

Las familias tuvieron un papel fundamental en esta ocasión ya que no sólo fueron los animadores de los grupos asignados a sus mayores, sino que con ellos pudieron desarrollar las pruebas de esta alegre encuentro.

“Vienen preparándose desde hace un mes y medio para este NOVATÓN 2018, los familiares se reunían a practicar en lo que compitieron hoy. Obviamente son unas olimpiadas adaptadas para la población mayor y ellos expusieron lo que siempre practican”, nos ha comentado Bonnard en una conversación telefónica.

MICROEDADISMOS #29 ¡Ya tienes edad para sentar la cabeza!