Un domingo por la tarde, con una deliciosa tarta de zanahoria y las teteras preparadas, un anfitrión cualquiera recibe a sus especiales huéspedes. Esta podría ser tu historia de voluntariado con mayores.

Por desgracia la soledad es en muchas ocasiones el amigo involuntario de muchas personas mayores. Para reducir este sentimiento tan negativo, Contact The Elderly  se sirve de un batallón de voluntarios para ofrecer unas meriendas llenas de calidez.

Hay más de 500 grupos de contactos de personas mayores repartidos en todo el Reino Unido, con casi 6.600 voluntarios regulares que acompañan a más de 4.100 personas solas y ancianas.

“Uno comienza a darse cuenta de lo solitarios y aislados que están algunos de ellos, es muy desgarrador porque a veces no ven a nadie en meses, a menos que sea un médico o trabajador social”, explica John, voluntario de esta ONG.

Los voluntarios abren sus hogares a grupos de seis a ocho mayores, poniendo manteles y porcelana de lujo para agregar sentido pleno y los huéspedes pueden encontrarse con nuevos amigos de todos los ámbitos de la vid y todas las edades.

Escocia lanzó su primera fiesta del té en 1971 en Glasgow.

El primer grupo escocés se estableció en Glasgow en 1971 y la red ha crecido a 123 grupos en todo el país, con 900 invitados apoyados por unos 1300 voluntarios.

De acuerdo con Age Scotland, 100.000 personas mayores que viven en Escocia pasan un mes entero sin hablar con nadie, mientras que las cifras publicadas como parte de la campaña “No One Should Have No One” de la caridad mostraron que más de 200.000 personas van media semana o más sin visitas ni llamadas telefónicas de nadie.

Aficionado a la fiesta del té, Stan le encanta conocer gente de diferentes generaciones.

“Las tardes siempre pasan volando, hay discusiones y la gente cuenta historias”

Morna O’May, jefa de servicio en Escocia para Contact the Elderly, dice: “Estamos verdaderamente comprometidos a extender esta línea de salvación de la amistad a tantas personas mayores como sea posible. La soledad entre los más mayores de la sociedad es una triste realidad. Detrás de puertas cerradas en cada pueblo y ciudad hay personas esperando nuestra llamada”.

“Tenemos un grupo fantástico y comprometido de voluntarios que hacen posible nuestras fiestas mensuales. Han formado amistades duraderas y reales con las personas mayores y otros voluntarios en sus grupos y todos disfrutan de sus tardes en amor y compañía”

Miles de personas mayores pasan un mes entero sin hablar con nadie.

Encuentros intergeneracionales que son un salvavidas para las personas mayores pero como siempre pasa, los voluntarios encuentran un motivo para seguir viviendo con una misión vital. ANÍMATE y conoce los proyectos solidarios que tu comunidad te ofrece. Ya nos contarás lo que te aporta… 🙂