Esta semana falleció Doña Encarna Fernández López, una mujer luchadora y fuerte, un personaje muy representativo de Granada, trabajadora incansable con su puesto de flores, golosinas, etc., siempre presente en la Plaza de la Pescadería, o en la Acera del Casino. Merece el recuerdo y el reconocimiento de la ciudad de Granada, por su gran ejemplo de sencillez, fuerza y ganas de trabajar, con una escultura con su imagen. Se lo merece.

La plataforma change.org acoge una nueva petición relacionada con Granada, esta vez dirigida al Ayuntamiento y a su Alcalde.

La recogida de firmas se inició hace dos días, hasta ahora la petición recoge 244 votos y es que Encarna fue todo un hito en la ciudad, un rostro emblemático durante sesenta años. Desde que con apenas veinte empezara a trabajar como vendedora ambulante, ha regentado puestos callejeros en plaza de la Trinidad, Carril del Picón, Puerta Real o la plaza de la Romanilla, a donde acudía a diario en los últimos tiempos. Su moño cano, su delantal y su sonrisa aparecían a diario tras las flores, las frutas o las chuches. También ha regantado puestos en navidad, con las clásicas zambombas o panderetas.

Encarnación ha fallecido a los 88 años tras una larga vida de trabajo y dedicación a sus doce hijos, seis hijos y seis hijas, que hablan con admiración de su madre.

Fuente: Ideal

Sigue firmando por otra buena causa,

“La Abuela Rockera” necesita pasar por el taller