3csjRY8tGoI

Los “robots cuidadores” están salvando a los ancianos japoneses de vidas cargadas de soledad

Depender de robots con cara de oso de 300 euros para ayudar a las personas mayores de residencias a levantarse de la cama por la mañana es mucho más efectivo si estas personas tienen realmente una razón para levantarse de la cama cada día. Las personas mayores que se enfrentan al aislamiento social y la soledad corren un mayor riesgo de una variedad de dolencias, desde enfermedades cardiovasculares y presión arterial elevada hasta deterioro cognitivo e infecciones. En resumen, ser viejo y estar solo puede matarte. Pero los robots no solo son buenos para mejorar el movimiento de los ancianos, también son sorprendentemente expertos en mantener a los jubilados comprometidos social, emocional y mentalmente.

Ser viejo y estar solo puede matarte.

Estos robots de apoyo ya están surgiendo en Japón, donde en 2016 la tasa de natalidad anual cayó por debajo de un millón por primera vez desde 1899 y un cuarto de la población ya está envejeciendo. El Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón espera que la industria de servicios robóticos aumente a casi 4 mil millones de euros anuales para 2035, veinticinco veces más que su nivel actual. Aunque Europa y EE. UU. no hacen frente al déficit apocalíptico de cuidadores humanos cualificados que tiene Japón, estas dos regiones también están acelerando el desarrollo y la adopción de robots de apoyo.

Aunque la generación actual de estos robots está muy lejos de lo que un cuidador humano y cualificado podría ofrecer, todavía pueden aportar a los pacientes geriátricos una variedad de servicios que, generalmente, se dividen en tres categorías: servicio y recuperación, comunicaciones y apoyo emocional.

Los robots sirven hacen exactamente eso. Por ejemplo el robot Care-O-bot 4 de Fraunhofer IPA. Este robot se ha utilizado en varias residencias alemanas de vida asistida. Es capaz de transportar alimentos y bebidas a los residentes desde la cocina y mantenerlos entretenidos con juegos de memoria para ayudar a mantener sus mentes en forma.

En lugar de prometer demasiado con apariencias humanas, Care-O-bot 4  se centra en lo que hay adentro. “Siempre mantiene una distancia respetuosa, muestra lo que ha entendido y lo que pretende hacer, además de poder hacer gestos simples y reflejar emociones”.

El robot Asimo de Honda, famoso por caerse por las escaleras durante su presentación, ha recorrido un largo camino desde su humillante llegada. La versión actual no solo puede subir escaleras, sino que también puede saltar e incluso usar lengua de signos. El equipo de investigación de Honda eventualmente espera que Asimo sirva como un asistente para las personas con movilidad limitada, por ejemplo, llevando un vaso de agua o apagando un interruptor de luz.

Asimo fue diseñado para ayudar a aquellos en la sociedad que necesitan asistencia, y Honda cree que estas mejoras en Asimo nos acercan un paso más a nuestro objetivo final de poder ayudar a todo tipo de personas necesitadas.

Estos robots ni siquiera necesitan ser del tamaño de las personas. El robot de cuidado para personas mayores Dinsow de CT Asia Robotics (puede verse en el vídeo principal) actúa como una especie de asistente personal. Ayuda a su ser humano a recordar tomar sus medicamentos, a lelvar un seguimiento de su salud y responder automáticamente las llamadas entrantes de familiares y médicos. Incluso hay un Dinsow Mini, lanzado en 2015, que es lo suficientemente pequeño como para vivir en la mesita de noche de pacientes encamados. Sin embargo, el Dinsow no es barato. Tiene un coste de unos 2200€.

Por supuesto, envejecer en una residencia es una experiencia muy diferente a la de hacerlo en nuestro propio hogar. Las instalaciones de cuidado son, por su propia naturaleza, espacios compartidos donde, casi siempre hay alguien alrededor. Pero para las personas mayores que viven solas, los servicios que brindan los robots deben ir más allá de apagar las luces, realizar recordatorios y buscar artículos pequeños.

ElliQ es un sistema similar a Dinsow. Básicamente es un robot interactivo con una tableta integrada. Al igual que el Dinsow, ElliQ revisa el régimen de medicamentos de los usuarios y los conecta a familiares, amigos y profesionales médicos a través de videollamadas y redes sociales. También actúa como un compañero. Puede controlar el clima y sugerir actividades al aire libre para que su usuario no permanezca encerrado durante largos períodos y se aísle. Más importante aún, el ElliQ aprende. El sistema utiliza el aprendizaje automático para descubrir las preferencias y peculiaridades de sus usuarios. Luego puede hacer recomendaciones de actividad proactivas basadas en lo que sabe que su usuario disfruta.

Intuition_Robotics_57800_HighRes.jpg

ElliQ © 2017 Intuition Robotics

A veces, las personas mayores que están solas no solo necesitan un pequeño amigo, también necesitan un tutor. Y es ahí donde entran los gustos del perro robótico MiRo. El robot MiRo es un compañero canino mecanizado y muy capacitado. Al igual que los otros robots presentados hoy, realiza la gama típica de administración de tratamiento farmacológico, compañía general y recordatorios de citas. Pero también vigila su salud.

“Si intenta hablar contigo sin éxito, luego envía una señal a la central diciendo que parece haber un problema. El centro conectará con el usuario en su casa, preguntando nuevamente si está bien, y le dice que se golpee la muñeca “. Eso se refiere a una pulsera de detección biométrica que usa el usuario que rastrea sus signos vitales.

Resultado de imagen de MiRo robot

MiRo Robot © Consequential Robotics Ltd. 2017

Si golpeas tu muñeca, el proceso se detendrá, pero se registrará. Si no golpeas la muñeca … irá a un cuidador, que puede ver tu ritmo cardíaco y temperatura corporal, y rebobinar tu vida usando las cámaras de la casa para ver qué sucedió. Entonces, cuando llegue la ambulancia, sabrán con qué están trabajando. Por supuesto, este escenario también asume que la persona se sienta cómoda viviendo en una pecera digital, rodeada de un conjunto de cámaras de monitoreo y sensores.

Resultado de imagen de george orwell 1984

George Orwell, 1984.

Cabe preguntarse por todas esas generaciones de abuelos/as que todavía se refiere al microondas como “la caja de la ciencia”. ¿Estarán bien viviendo en condiciones similares a las de 1984, con Orwell, incluso si es por su propio bien? Queda por verse.

A veces todo lo que necesitas en una mascota robótica es algo suave para acurrucarte y el candidato perfecto es Paro. Diseñado para parecerse a un cachorro de foca, Paro ha sido utilizado en residencias de personas mayores japonesas desde 2003. Es prácticamente una bola de pelo que se puede manipular y no se rompe. Pero Paro no solo responde con movimientos realistas a los estímulos táctiles, sino que también reconoce la temperatura, la postura y la luz. Si le llamas por su nombre o lo acaricias con ternura, Paro responderá.

PARO In The US © 2014 PARO Robots U.S.

Los resultados terapéuticos hasta ahora han sido impresionantes. Ya se ha descubierto que, para algunos casos difíciles de depresión, esto podría ser un catalizador que ayuda a las personas a seguir adelante y volver a su estado saludable. Es muy terapéutico, otro enfoque para usar junto con todos los tratamientos regulares que demuestran ser efectivos en el tratamiento de la depresión.

Sin embargo, no todos los profesionales de la atención médica están encantados con la revolución del robot de cuidados que nos espera. El aislamiento social de las personas mayores es una preocupación importante entre gerontólogos y cuidadores por igual. Muchos piensan que el cuidado de robots, solo agravaría ese problema.

La redacción de Qmayor está segura de que deben pasar unas cuantas generaciones antes de que las personas se sientan inherentemente cómodas con los cuidados de un robot. Aunque los robots pueden parecer una buena respuesta a la creciente necesidad de cuidadores, podría ver que esto es bastante perjudicial para el bienestar emocional y psicosocial de cualquier persona, no solo para las personas mayores.

Los humanos necesitamos humanos.

“Tengo un amigo robot”: ¿Pueden las máquinas cuidar de los mayores?