5 maneras en que nuestras voces cambian a medida que envejecemos

Si has notado que tu voz no suena como solía hacerlo, probablemente no sea tu imaginación. Se llama presbifonía. Debido a los cambios naturales dentro de la laringe que se producen como parte del proceso de envejecimiento, tu voz puede tener un carácter muy diferente a medida que envejeces.

Si bien muchos adultos conservan su voz juvenil en la vejez, hay algunos cambios comunes que podrían notarse:

  1. Tu voz suena más delgada. Según Lee Akst, director del Centro de voz de Johns Hopkins, el término científico para esto es astenia vocal, y describe un sonido menos rico y menos resonante que es una queja común entre las personas mayores. A medida que las cuerdas vocales de los pliegues dentro de la laringe sufren pérdida de músculo con el tiempo, a menudo se vuelven más delgadas y menos flexibles. Debido a que no están vibrando tan eficazmente, la voz resultante no tiene el “empuje” que solía tener.
  2. Tu voz suena más áspera. Imagina tu laringe como un instrumento musical de viento. Requiere una vibración efectiva para conseguir un hermoso sonido claro, y cualquier cosa que interfiera con el cierre necesario de las cuerdas vocales en conjunto erosionará la calidad del sonido que produce. A medida que las cuerdas vocales se vuelven más rígidas con la edad, junto con otros castigos a la laringe, como el reflujo o el fumar, pueden  curvarse hacia adentro en lugar de vibrar fuertemente entre sí. El resultado puede ser una voz áspera y ronca.
  3. Tu voz es menos fuerte. El envejecimiento también afecta a la proyección y al volumen de la voz. Además, mientras muchas personas mayores hacen ejercicio regularmente y mantienen una fuerte capacidad pulmonar, las personas con sistemas respiratorios alterados pueden encontrar que sus voces son más bajas porque simplemente no tienen la respiración necesaria para mantener su fuerza y ​​volumen anteriores.
  4. Tu tono cambia. Según Clark Rosen, profesor de otorrinolaringología en la Universidad de Pittsburgh y director del Centro de Voz de la misma Universidad, el tono de una mujer generalmente disminuye con el tiempo, mientras que el tono de un hombre en realidad aumenta ligeramente con la edad. No sabemos exactamente por qué ocurre esto. Al igual que otros cambios vocales, los cambios en el tono también pueden deberse a la atrofia de los músculos en las cuerdas vocales, y en las mujeres, puede deberse en parte a los cambios hormonales que conducen a la menopausia. Se sabe que existe una cambio de tono por género.
  5. Tienes fatiga vocal. Si tu voz comienza fuerte, pero se desvanece a lo largo del día, la fatiga vocal puede ser la culpable. Como cualquier fatiga, la fatiga de la voz está relacionada con el uso. Si tu voz se cansa, es probable que tienda a empeorar en la noche en comparación con las primeras horas del día. Es cuando la gente lo siente.

El impacto de una voz cambiante

De hecho, las personas que tienen dificultades para ser escuchadas en situaciones sociales pueden sobrellevar la situación hablando menos, lo que las pone en riesgo de abstinencia y depresión. Se han realizado más investigaciones sobre los efectos de la pérdida auditiva en la calidad de vida e incluso en el rendimiento cognitivo. No se sabe si se producen los mismos efectos de aislamiento como resultado de los problemas de voz.

¿Son comunes los problemas de voz relacionados con la edad?

Clark Rosen de la Universidad de Pittsburgh afirma que no hay datos claros sobre la prevalencia de los problemas de voz entre las personas mayores.

Este es un trastorno relativamente nuevo.  Todavía no se conoce lo suficiente sobre el proceso de envejecimiento para concretar una estrategia de prevención específica para cada edad, aunque la práctica de la buena higiene vocal te ayudará a conservar tu voz.

Beber mucha agua, evitar gritar y chillar, y evitar fumar, son algunas de las recomendaciones para mantener una buena salud vocal.  No maltrates tu voz, especialmente cuando está comprometida, como durante un resfriado o gripe cuando tus cuerdas vocales ya están hinchadas.