Y701tu-JkF8

Corredores a los 50 ¿por qué no?

La Asociación Estadounidense de Jubilados (AARP, por sus siglas en inglés) espera que las personas se acerquen a sus crisis de la mitad de la vida con un principio, literalmente.

Con ese fin, la AARP ha reclutado personas como Barbara Hannah Grufferman, autora de “Lo mejor de todo después de los 50: guía de expertos sobre estilo, sexo, salud, dinero y más”, para destacar algunas de las formas más saludables de permanecer activos. El video muestra algunos consejos básicos de Grufferman para personas mayores de 50 años que quieren comenzar a correr.

Éstos incluyen:

  1. Comer sano antes de correr y mantenerse hidratado durante la actividad.
  2. Mantener los pies bajos sobre el suelo para reducir el riesgo de lesiones.
  3. Conocer tus límites (“Si estás resoplando y resoplando, vas demasiado rápido”, señala Grufferman).
  4. Tomar suficientes descansos para caminar en lugar de correr. En todo caso, las carreras deberían interrumpir brevemente los períodos más largos de caminata.

Aunque correr a menudo se ve como el deporte de una persona joven, no faltan las personas que han mantenido sus pantalones cortos para correr hasta los 60 y 70 años. Y hay muchos beneficios detrás de esta rutina. Correr y realizar ejercicio de manera regular puede ralentizar los peores aspectos del envejecimiento y, contrariamente a la creencia popular, pueden proteger en lugar de empeorar problemas de articulaciones.

Un estudio de 2014 encontró que incluso las personas que comenzaron a ejercitarse en sus años dorados al menos una vez a la semana experimentaron beneficios significativos para la salud, como un menor riesgo de enfermedades crónicas importantes, síntomas depresivos y deterioro físico o cognitivo.

Entonces, si has renovado tu bono del gimnasio o simplemente has decidido empezar a entrenar para una carrera de 3 km, ¡no hay edad en la que correr un poco no pueda hacer maravillas por tu salud!

Imagen: Chris Hunkeler

No Hay Más Artículos