Conocer los síntomas tempranos de la enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, un tipo de trastorno cerebral que afecta la vida cotidiana debido a la pérdida de memoria y los cambios cognitivos. Hay tres fases principales a lo largo de la enfermedad de Alzheimer: leve, moderada y severa.

La causa exacta de la enfermedad de Alzheimer es desconocida, aunque son varios los factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad. Estos incluyen, aumento de la edad, antecedentes familiares de Alzheimer, lesiones severas en la cabeza y condiciones asociadas con enfermedades cardiovasculares. Todavía no hay cura para la enfermedad y según el informe de la OECD ‘Health at a Glance’ España es el tercer país del mundo con mayor prevalencia de demencia entre su población de 60 o más años. Según este estudio, el 6,3% de los españoles mayores de 60 años sufren algún grado de demencia. Sólo Francia (6,5%) e Italia (6,4%) se sitúan por delante de España en este ranking.

Síntomas tempranos:

  1. Pérdida de memoria que afecta al desarrollo normal de la vida diaria.
  2. Dificultades de planificación y resolución de problemas.
  3. Dificultad para completar las tareas diarias en casa.
  4. Confusión y desorientación en lugares familiares.
  5. Problemas para moverse sin ayuda o realizar tareas de cuidado personal.
  6. Cambios en la visión.
  7. Alucinaciones (ver o escuchar cosas que no son reales) y delirios (creer cosas que no son ciertas).
  8. Problemas con el habla y el lenguaje.
  9. Retiro social y falta de motivación.
  10. Condiciones que afectan al metabolismo, como un problema de tiroides.

La enfermedad de Alzheimer es una de las 10 principales causas de muerte en España. A medida que las tasas de mortalidad por Alzheimer están aumentando, las enfermedades del corazón y las tasas de mortalidad por cáncer que están en declive.

Diferentes grupos de investigación están llevando a cabo estudios para comprender si la educación, la dieta y el medio ambiente desempeñan un papel en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. El tratamiento para la enfermedad se centra en ayudar a las personas a mantener la función mental, controlar los síntomas del comportamiento y ralentizar o retrasar los síntomas generales para maximizar su calidad de vida.

Imagen principal: Hey Paul Studios