La mujer más longeva del mundo, a sus 116 años, tira por la borda todas las aportaciones de la investigación nutricional sobre estilos de vida saludables. ¿Por qué? El secreto Susannah Mushatt Jones para vencer a la longevidad es el bacon. 

Afirma que ella no sólo come bacon en su desayuno con huevos; come bacon todo el día, según su sobrina Juez Lois. 

Su plan de comidas habitual

Desayuno: huevos revueltos con bacon
Almuerzo: fruta
Cena: carne, verduras y patatas (pero siempre se come la carne lo primero)

Se considera una carnívora comprometida, del mismo modo que es fiel a su compromiso con el tema de dormir y descansar todo lo que necesita.

Mientras que ha perdido su vista, ella se mantiene “alerta”, de acuerdo a su nieta Myra Simpson. Ella nunca está postrada en la cama, toma sólo dos medicamentos al día, y sigue siendo tan perspicaz como siempre, refiriéndose a su pérdida de audición como un “oído selectivo.” Su familia apuesta porque puede oír el chisporroteo del bacon en la sartén fuerte y claro.

“El joven conoce las reglas, pero el viejo las excepciones”. 

Por lo menos, esto nos recuerda que mientras nuestros cuerpos puedan ser templos, un poco de bacon o ese placer que siempre tanto hemos disfrutado, no hacen daño a nadie.

También puede interesarte: 5 Super Mujeres de 80 a 97 años que te animarán a ponerte en forma