El Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt ha recibido una subvención de $ 9.4 millones del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA) para probar la eficacia de un parche transdérmico de nicotina en la mejora de la pérdida de memoria en los adultos mayores con deterioro cognitivo leve (DCL), un precursor de la enfermedad de Alzheimer.

Alrededor de 300 personas mayores con deterioro cognitivo leve se inscribirán en el mayor estudio realizado hasta la fecha para mejorar la memoria a través de la dosificación de nicotina.

Paul Newhouse, MD, profesor de Psiquiatría y director del Centro de Medicina Cognitiva en VUMC, es el co-investigador principal del estudio que está siendo lanzado en conjunto con el Instituto de Alzheimer de la Universidad del Sur de California, la Universidad de Indiana y la Universidad de Vermont.

El DCL afecta a millones de personas en todo el mundo y es la etapa entre el envejecimiento normal y la demencia, justo cuando los demás empiezan a notar que un individuo está desarrollando problemas leves de memoria o dificultades en su pensamiento. La mayoría de las personas con deterioro cognitivo leve (alrededor del 75 por ciento) llegan a desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Continuación de un estudio de 2012

Al igual que el anterior estudio ,más pequeño, la mitad de los pacientes usará un parche de nicotina de hasta 21 mg. un día y medio recibirán un placebo. El presente estudio se ha diseñado de modo que ni los investigadores ni los participantes saben qué grupo recibe el parche de nicotina activa.

“Vamos a tener una población de pacientes rigurosamente definida y deberíamos tener unos resultados muy importantes al finalizar el estudio”, dijo Newhouse. “Si este estudio muestra que el parche de nicotina es un tratamiento seguro y eficaz, vamos a tener un medicamento que es barato y se obtiene fácilmente.”

Se dará la oportunidad a los participantes para formar parte de un extra en el estudio, el estudio de la función cerebral y la estructura del cerebro a través de la resonancia magnética (RM) , para comprobar de esta forma si el parche de nicotina produce cambios en la estructura y función del cerebro o tiene un efecto positivo sobre la progresión de la enfermedad de Alzheimer a través de muestreo de fluido espinal.

La nicotina

La nicotina, un alcaloide natural de la planta, es una “droga fascinante, con propiedades interesantes”, dijo Newhouse. “La gente piensa en ella como una sustancia potencialmente nociva, pero es un medicamento de origen vegetal al igual que muchos otros medicamentos.”

La nicotina se une a receptores muy específicos en el cerebro que son importantes para el pensamiento y la memoria y pueden tener efectos neuroprotectores.

Las empresas farmacéuticas también están trabajando para desarrollar medicamentos de nicotina, como para el tratamiento de personas con enfermedad de Alzheimer, pero Newhouse cree que la nicotina por sí misma es un producto que vale la pena seguir explorando.

Las personas con pérdida de memoria no deben comenzar a fumar o usar parches de nicotina por sí mismas porque hay efectos nocivos asociados con el tabaquismo y una medicación como la nicotina sólo debe utilizarse bajo la supervisión de un médico.

Optimismo

El equipo investigador se muestra muy entusiasmado con este estudio, y va a tratar de comprobar si se puede cambiar el curso de la enfermedad en estos pacientes. Tiene la esperanza de finalmente responder a la pregunta que hemos estado haciéndonos durante 30 años. ¿Esto realmente funciona? Es la esencia de la reutilización de un fármaco viejo para un nuevo uso.

También te puede interesar: 4 consejos para cuidar tu cerebro.