La movilidad es una especie de barómetro que indica lo bien que una persona envejece. 

Una revisión clínica de geriatras en la Universidad de Alabama en Birmingham sugiere que las limitaciones de movilidad son una prueba de fuego para el envejecimiento saludable. Con ella instan a los médicos de atención primaria a tomar un papel más agresivo en la determinación de la movilidad de sus pacientes de mayor edad.

Los autores realizaron una revisión clínica de los trabajos académicos publicados entre 1985 y 2012 frente a los problemas de movilidad en una población general envejecida.

Se confirmó que el aumento de la actividad física y el ejercicio son extremadamente importantes para el envejecimiento saludable

También identificaron los factores de riesgo de movilidad limitante y crearon un enfoque para ayudar a los profesionales médicos a tratar los factores de riesgo.

Las limitaciones de movilidad suelen ser una señal temprana del inminente declive funcional en personas mayores. Detectando un aumento de esas limitaciones en una etapa temprana se crea la oportunidad de realizar intervenciones con el fin de alejar el declive funcional y maximizar los niveles de independencia de las personas mayores por el mayor tiempo posible.

Estas limitaciones de movilidad son el borde de esa pendiente resbaladiza que conduce a la pérdida de la función

Una disminución en la movilidad parece conducir rápidamente a una disminución lineal de a bordo, incluyendo las actividades de la vida diaria.

Preguntas clave que debe realizar el médico de atención primaria a pacientes de alto riesgo:

  1. Por razones físicas o de salud, ¿tiene dificultades para subir hasta 10 escalones o caminar medio kilómetro?
  2. Debido a razones de salud o físicas subyacentes, ¿ha modificado la forma en que sube 10 escalones o camina medio kilómetro?

“Cualquier modificación de una tarea como subir 10 escalones levanta una bandera roja”, dijo Brown. Hacer las preguntas correctas puede dar a un médico información valiosa sobre el nivel de movilidad en sus pacientes de mayor edad.

Una respuesta positiva a cualquiera de las dos preguntas debe llevar al médico de atención primaria a profundizar e identificar los componentes físicos, sociales o ambientales que conducen a las limitaciones, y se deben tomar medidas para hacer frente a estas limitaciones a través de los servicios de terapia física y / o la prescripción de dispositivos ambulatorios apropiados. Los médicos de atención primaria son la primera línea de defensa contra los otros factores de riesgo identificados como la obesidad y el tabaquismo.

La movilidad es una de las piedras angulares de un envejecimiento saludable. Con una creciente población de más edad en Europa, nos lleva a encontrar formas de ayudar a esta población envejecida a seguir viviendo bien y de forma independiente Las principales barreras -la falta de actividad física, la obesidad y el tabaquismo- son todos los factores de riesgo que se pueden superar con éxito con el tratamiento y la asistencia adecuada.

Fuente: University of Alabama at Birmingham

Imagen: © snapstarmike / Fotolia