El vino tinto contiene un compuesto llamado resveratrol, que podría reducir el riesgo de enfermedades del corazón modificando la microbioma intestinal, según un estudio publicado en mBio.

La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en los países industrializados, y se está convirtiendo rápidamente en un importante problema de salud en los países en desarrollo, también.

La investigación reciente en la microbioma intestinal sugiere que es la clave para muchos problemas de salud, y ahora parece que podría tener un impacto en el desarrollo de la aterosclerosis.

De acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland, la aterosclerosis afecta a un 80-90% de los estadounidenses mayores de 30 años.

La aterosclerosis se produce cuando la placa, que consiste en grasa, colesterol, calcio y otras sustancias, se acumula en las arterias. Con el tiempo, la placa se endurece, se produce la restricción de las arterias y se limita el flujo de sangre rica en oxígeno. Esto puede conducir a un ataque al corazón, accidente cerebrovascular, demencia vascular e incluso a la muerte.

La aterosclerosis puede afectar también a los brazos y las piernas, la pelvis y los riñones, y puede conducir a un rango de enfermedades que implican las arterias.

El resveratrol es un compuesto vegetal que se produce naturalmente en los cacahuetes, uvas, vino tinto y algunas bayas. Es un polifenol, que se cree que tiene propiedades antioxidantes que pueden proteger contra condiciones tales como enfermedades del corazón, cáncer y enfermedades neurodegenerativas.

La acción protectora de resveratrol

Los investigadores del Centro de Investigación en Nutrición y Seguridad Alimentaria en Chongqing, China, querían saber más acerca de cómo el resveratrol podría proteger contra la aterosclerosis.

Se llevaron a cabo una serie de experimentos con ratones para investigar cómo el resveratrol podría alterar la comunidad bacteriana en el intestino de una manera que podría proporcionar esa protección.

Los resultados mostraron que el resveratrol reduce los niveles de trimetilamina-N-óxido (OTMA), conocido por ser un factor contribuyente en el desarrollo de la aterosclerosis. También inhibe la producción de las bacterias intestinales de TMA, que es necesaria para la producción de OTMA.

Los resultados ofrecen nuevos conocimientos sobre los mecanismos responsables de los efectos anti-aterosclerosis del resveratrol, e indican que la microbiota intestinal puede ser un objetivo interesante para las intervenciones farmacológicas o dietéticas para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Los resultados sugieren que, en el futuro, un polifenol natural sin efectos secundarios podría ser utilizado para tratar la enfermedad cardiovascular.

El siguiente paso será definir aún más el papel del resveratrol en la enfermedad cardiovascular y replicar los resultados en los seres humanos.

Referencias:

National Institutes of Health (NIH) National Heart, Lung and Blood Institute (NHLBI), What Is Atherosclerosis?.

Oregon State University Micronutrient Information Center, Resveratrol.

University of Maryland Medical Center, Atherosclerosis.