¿Alguna vez te has preguntado si el estrés laboral puede estar relacionado con un accidente cerebrovascular?

Así lo afirman varios estudios en su análisis, tener un trabajo de alto estrés puede estar relacionado con un mayor riesgo de sufrir un ictus, según un análisis de varios estudios. El meta-análisis se publicó en el 14 de octubre 2015, en la edición en línea de Neurology®, la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

Estrés y salud

“Tener una gran cantidad de estrés en el trabajo se ha relacionado con enfermedades del corazón, pero los estudios sobre el estrés laboral y los accidentes cerebrovasculares han mostrado resultados inconsistentes”, dijo Xu Dingli, MD, de la Universidad Médica Sur en Guangzhou, China. “Es posible que los empleos de alto estrés lleven a comportamientos poco saludables, como los malos hábitos alimenticios, el tabaquismo y la falta de ejercicio.”

El análisis se centró en toda la investigación disponible sobre la tensión laboral y el riesgo de accidente cerebrovascular. Los seis estudios analizados incluyeron un total de 138,782 participantes que fueron seguidos de entre tres a 17 años.

Los trabajos más estresantes

Los expertos definen como estresantes los trabajos muy exigentes (presión por las fechas límite, carga psicológica, demandas múltiples…) y poco controlables, es decir, en los que se dan situaciones poco predecibles. Entre el 11% y el 27% de los participantes en los estudios analizados tenían un trabajo considerado de alto estrés y pertenecían al sector servicios.

Los accidentes cerebrovasculares más comunes entre los trabajadores estresados son las isquemias, causadas por la obstrucción del flujo sanguíneo, que dificultan el acceso de la sangre al cerebro. Las personas con empleos muy exigentes y con poca posibilidad de control tienen un 58% más de probabilidades de sufrir una isquemia que los que tienen trabajos más tranquilos. También sucede, según la investigación, que los empleos muy exigentes pero en los que apenas se dan situaciones poco predecibles, en el día a día, no afectan a las probabilidades de sufrir este tipo de dolencia, como sucede con los arquitectos o los ingenieros.

Los trabajos que provocan más ictus con aquellos muy exigentes y poco controlables

Aunque las hemorragias cerebrales son un tipo de accidente cerebrovascular menos común que las isquemias, el análisis encontró que también lo sufren más las personas con empleos estresantes: estas tenían un 22% más de riesgo de hemorragia cerebral que los que tienen empleos más tranquilos. En las mujeres, el porcentaje aumenta hasta el 33%.