Esperanza de vida en las residencias para las personas con demencia

Las residencias de personas mayores a menudo se consideran un último recurso, pero a veces necesario, para el cuidado de las personas con demencia. La mayoría de las personas quieren quedarse en casa el mayor tiempo posible, y algunas incluso pueden haber pedido a su familia que no les lleven a una residencia. Uno de los temores es que nuestro familiar podría empeorar, y eventualmente morir, más rápidamente en una residencia de lo que lo haría en casa. ¿Es esto cierto?

La respuesta rápida: depende.

¿Quieres una respuesta más larga? Existe una investigación limitada sobre esta cuestión, pero hay ciertos factores que hacen que el declive general de la salud y la muerte en las personas con demencia sean más probables.

Investigación relevante

Según cifras de 2017, la enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas son la sexta causa de muerte en países del primer mundo. Entonces, ¿dónde mueren las personas con demencia?

Un estudio publicado en el Journal of the American Geriatrics Society que incluía a más de 4,000 personas mayores estudió sus perfiles durante aproximadamente cinco años. Los investigadores en este estudio siguieron las muertes de los participantes y descubrieron que casi la mitad (46%) de los que tenían demencia morían en sus casas, mientras que el 19% estaban en una residencia o centro de atención aespecializada y el 35% estaban hospitalizados en el momento de la muerte.

Sin embargo, un estudio previo publicado en 2005 encontró que 2/3 de las muertes relacionadas con la demencia ocurrieron en residencias para personas mayores.

Un tercer estudio de 2013 analizó a 378 residentes de centros especializados y encontró que aquellos con un diagnóstico de enfermedad de Alzheimer, en comparación con aquellos con otros tipos de demencia y aquellos con diagnósticos cardiovasculares, realmente sobrevivieron por un período de tiempo más largo.

Este hallazgo parece contradictorio al principio, pero podría explicarse al entender que las residencias de personas mayores están apoyando la vida de personas que están más críticamente enfermas que en el pasado, y por lo tanto, quizás aquellas con enfermedades distintas al Alzheimer puedan tener una esperanza de vida más reducida.

Factores relacionados con un menor riesgo de muerte en la demencia

Si bien es difícil encontrar investigaciones que aborden el lugar donde mueren antes las personas con demencia, existen algunos factores que se han correlacionado con una mayor esperanza de vida en la demencia.

Incluyen lo siguiente:

  • Tener sobrepeso: Irónicamente, mientras que los kilos de más en nuestra edad media aumentan el riesgo de desarrollar demencia, los kilos de más en personas mayores con demencia se asocian con un riesgo reducido de muerte en residencias. La pérdida de peso en la demencia, incluso en personas que son obesas, debe considerarse con preocupación debido a esta correlación con un mayor riesgo de muerte.
  • Reducción de los medicamentos antipsicóticos combinados con los programas de interacción social: Existe cada vez una conciencia mayor para disminuir el uso de medicamentos antipsicóticos para las personas con demencia en residencias, y como sociedad, hemos progresado mucho en este tema. Sin embargo, algunas investigaciones dicen que eso no es suficiente. Se encontró que la reducción del uso junto con la provisión de una mayor interacción social mejoró las tasas de supervivencia en las residencias. La simple disminución de los medicamentos antipsicóticos sin incluir otras intervenciones dio como resultado un aumento en las alteraciones conductuales y las emociones relacionadas con la demencia y no mejoró las tasas de supervivencia.
  • Tratamiento eficaz de los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia (SPCD): otro estudio de personas con demencia en residencias comparó las tasas de mortalidad de las personas que reciben medicamentos antidepresivos con los que estaban recibiendo medicamentos antipsicóticos. Descubrieron que las tasas de mortalidad se veían afectadas no por si alguien estaba tomando medicamentos o el tipo de medicamento que tomaban, sino por si el medicamento era eficaz o no para mejorar su SPCD. En otras palabras, las personas de ambos grupos (las que tomaban antidepresivos y las que tomaban antipsicóticos) vivían más tiempo si sus comportamientos y síntomas emocionales de la demencia mejoraban con los fármacos.

Factores asociados con un mayor riesgo de muerte en la demencia

Por el contrario, la investigación ha asociado estos factores con un mayor riesgo de muerte para las personas con demencia.

  • Delirio: la presencia de delirios en personas con demencia se ha asociado con un mayor riesgo de muerte. Una causa común de delirio es una infección.
  • Caídas y fracturas de cadera: las personas con demencia tienen un mayor riesgo de caídas y fracturas de cadera, y ese riesgo, a su vez, se asocia con un mayor riesgo de muerte.
  • Úlceras por presión: las úlceras por decúbito aumentan el riesgo de muerte en las personas que padecen demencia.
  • Incapacidad para realizar AVD: a medida que progresa la demencia, disminuye la capacidad de realizar tareas diarias como vestirse, bañarse, comer o caminar. Esta disminución está relacionada con un mayor riesgo de muerte.
  • Neumonía: el desarrollo de neumonía plantea un mayor riesgo de muerte en personas con demencia.
  • Edad: tener 85 años o más está asociado con un riesgo significativamente mayor de muerte por enfermedad de Alzheimer.

Imagen principal: Magnus Lenneskog

No Hay Más Artículos