Un nuevo estudio desacredita las afirmaciones anteriores de que el consumo de huevos podría llevar a un aumento significativo en los riesgos de ictus.

Actualmente, el accidente cerebrovascular es la segunda causa de muerte en España y la primera en mujeres. El ictus provocó en nuestro país 30.137 defunciones en el año 2010, de las que 17.511 tuvieron lugar entre las mujeres. También es una de las principales causas de discapacidad grave y prolongada entre los españoles.

Los científicos en investigaciones anteriores creían que el consumo de huevos podría aumentar el riesgo de una persona de sufrir un ictus.

Sin embargo, un nuevo estudio desacreditó las conclusiones previas contra los huevos. Los hallazgos, publicados en el American Journal of Clinical Nutrition, cortan el vínculo entre los huevos y el colesterol en la dieta y los riesgos de ictus.

El estudio

Los investigadores analizaron datos de casi 2,000 hombres en Finlandia, con edades entre 42 y 60 años. El equipo siguió a los participantes y observó su salud durante 21 años. Entre los participantes, 217 de los hombres sufrieron accidentes cerebrovasculares.

El estudio muestra que comer menos de dos huevos por semana no produjo ningún aumento en el riesgo de accidente cerebrovascular en comparación con el consumo de más de seis huevos. Los hombres que consumieron 333 miligramos de colesterol por día permanecieron en la categoría saludable. Un huevo grande contiene 186 miligramos de colesterol.

Según los investigadores de este estudio, su mensaje no nos alienta a consumir muchos huevos, pero para las personas sanas sin problemas cardíacos o diabetes, el consumo de un huevo diario no tiene por qué tener consecuencias negativas para nuestra salud.

¿Qué hay que hacer para prevenir un ICTUS?

Incluso los participantes que tenían el genotipo ApoE4, que absorbe el colesterol más rápido, no mostraron una relación entre el riesgo de accidente cerebrovascular y el consumo de huevos.

Cómo disfrutar de los beneficios de los huevos

Los huevos aportan vitamina D, proteína, colina y omega-3. Los huevos camperos están entre las mejores opciones para mantener una comida saludable.

Estos huevos provienen de pollos criados en espacios abiertos y no en jaulas de aves con hacinamiento. Los huevos camperos están llenos de más nutrientes y niveles más altos de vitaminas A y E, así como omega-3.

Sin embargo, los huevos pueden perder sus beneficios para la salud a través de la cocción. Para conservar sus propiedades saludables, debemos asegurarnos de mantener la yema suave, lo que evitará que la grasa saludable se oxide. También puede ayudar escalfar un huevo en agua.