¿Qué puede ayudar a retardar el envejecimiento del cerebro?

Se han descubierto factores que aceleran el envejecimiento cerebral. Por ejemplo, la obesidad en la mediana edad puede acelerar el envejecimiento cerebral en alrededor de 10 años, y las variedades de dulces y azúcar se correlacionan con el envejecimiento cerebral rápido, con un volumen cerebral total más pequeño, memoria episódica más pobre y un hipocampo reducido.

Participar en ejercicio regular puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y preservar la memoria.

Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que las personas que experimentan la menor disminución en la cognición y la memoria, comparten ciertas características:

  • participan en actividad física regular
  • realizan actividades intelectualmente estimulantes
  • permanecen socialmente activas
  • manejan el estrés
  • comen de manera saludable
  • duermen bien

Investigaciones recientes resaltan una gran cantidad de formas en que podemos tomar control de nuestra salud y quizás reducir la velocidad a la que nuestros cerebros envejecen.

Ejercicio

Una intervención que surge una y otra vez para evitar el declive mental relacionada con la edad es el ejercicio.

Se ha informado que una combinación de ejercicio aeróbico y de resistencia de intensidad moderada durante al menos 45 minutos cada sesión y en la mayor cantidad de días de la semana posible aumenta la potencia cerebral en personas de 50 años o más de manera significativa.

Del mismo modo, otra investigación de la Universidad de Miami encontró que las personas mayores de 50 años que practicaban poco o nada de ejercicio experimentaron una disminución en la memoria y habilidades de pensamiento comparables a 10 años de envejecimiento en 5 años, en comparación con aquellos que realizaban ejercicios moderados o de alta intensidad. Esencialmente, la actividad física desaceleró el envejecimiento cerebral en 10 años.

El baile también ha demostrado tener un efecto antienvejecimiento en el cerebro de las personas mayores. Un estudio realizado por el Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas de Magdeburgo, Alemania encontró que, si bien el ejercicio regular puede revertir los signos del envejecimiento cerebral, el efecto más profundo se observó en las personas que bailaron.

Tocar un instrumento

Baycrest Health Sciences en Toronto, Canadá, reveló por qué tocar un instrumento musical puede ayudar a las personas mayores a evitar las disminuciones cognitivas relacionadas con la edad y conservar sus habilidades auditivas.

Tocar un instrumento musical puede ayudar a prevenir parte del deterioro cognitivo que acompaña al envejecimiento.

Los investigadores descubrieron que aprender a tocar un instrumento musical cambia las ondas cerebrales de tal manera que mejora las habilidades auditivas de una persona. La alteración en la actividad cerebral indica que el cerebro se reconecta para compensar enfermedades o lesiones que podrían impedir la capacidad de una persona para realizar tareas.

Se ha planteado la hipótesis de que el acto de tocar música requiere que muchos sistemas cerebrales trabajen juntos, como los sistemas auditivo, motor y de percepción. Este estudio fue la primera vez que los investigadores vieron cambios directos en el cerebro después de una sesión, demostrando que la acción de crear música conduce a un cambio fuerte en la actividad cerebral.

Dieta

Un componente clave de la salud del cerebro es la dieta. Investigaciones recientes han vinculado los ácidos grasos omega-3 y omega-6 en la sangre con el envejecimiento saludable del cerebro. Otro estudio también ha determinado que consumir alimentos incluidos en la dieta mediterránea o la dieta MIND se asocia con un menor riesgo de dificultades de memoria en los adultos mayores.

Investigaciones de la Universidad de Illinois, Champaign, IL, descubrieron que las personas de mediana edad que tienen niveles más altos de luteína, un nutriente que se encuentra en las verduras de hoja verde, como la col rizada y las espinacas, y los huevos y aguacates, tenían respuestas neurales similares a individuos más jóvenes que personas de la misma edad.

A medida que las personas envejecen, experimentan un declive típico. Sin embargo, la investigación ha demostrado que este proceso puede comenzar antes de lo esperado. Incluso puede comenzar a ver algunas diferencias a los 30 años. Los investigadores quieren comprender cómo la dieta afecta la cognición a lo largo de la vida. Si la luteína puede proteger contra el deterioro, debemos alentar a las personas a consumir alimentos ricos en luteína en un momento de sus vidas cuando tenga el máximo beneficio.

Debido al envejecimiento de la población, será cada vez más importante comprender los cambios cognitivos que van de la mano con el envejecimiento.

Si bien quedan muchas preguntas con respecto al envejecimiento del cerebro, la investigación está progresando para iluminar lo que ocurre con nuestras funciones cognitivas y memoria a lo largo de nuestra vida, y enfatiza formas en que podemos preservar nuestras habilidades mentales para mejorar nuestra calidad de vida a medida que avanzamos hacia el envejecimiento.