La enfermedad de Alzheimer, una enfermedad para la que no existe cura o tratamiento particularmente significativo, puede comenzar en el cerebro décadas antes de la manifestación del  primer síntoma. Es la forma más común de demencia, y contrariamente a la creencia popular, no es una parte normal del envejecimiento, según la Organización Mundial de la Salud. Hay 45 millones de personas en el mundo que sufren enfermedad de Alzheimer, y ese número se incrementará notablemente en los próximos años.

Max Lugavere, cineasta de profesión, a sus 32 años se obsesionó con el tema de la salud cerebral cuando comenzó a observar signos de deterioro cognitivo en su madre, que actualmente tiene 62 años. Al mismo tiempo que se encontró en un momento enormemente difícil, se movilizó rápidamente para encontrar formas de ayudarla.

Como un adicto a la ciencia y la nutrición, retó a sus propios límites y trató de comprender qué causaba la enfermedad de su madre. Pensó que de esta forma, también se ayudaría a sí mismo a optimizar su propia salud cerebral para retrasar o prevenir el deterioro cognitivo. Si los cambios del cerebro que provocan la enfermedad se empiezan a producir 30 años antes de que aparezca el primer síntoma, ¿qué podemos hacer?

“Estoy obsesionado en descubrir qué es lo que hay detrás, la manera en como en el entorno interactúa con nuestros genes”.

En el camino hacia su descubrimiento, Max ha empezado una campaña de micro mecenazgo en KickStarter: Bread Head (literalmente Cerebro de Pan) para describir cómo nuestro estilo de vida, nuestra dieta y nuestra genética afectan a la enfermedad. 

Este es el vídeo de presentación:

El Alzheimer, desde su punto de vista es la diabetes del cerebro.

Hace exactamente un año, 109 científicos de primer nivel de 36 países pidieron a los gobiernos de los países del G8 para hacer prevención en una prioridad, en un comunicado titulado “La demencia (incluida la enfermedad de Alzheimer) se pueden prevenir.” Además, Lancet Neurology, una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo, publicó hace apenas unos meses un artículo donde se afirma que un tercio de los casos de Alzheimer en todo el mundo pueden atribuirse a factores de riesgo modificables (hipertensión, falta de ejercicio físico, diabetes y tabaquismo).

Modificable es un término de gran alcance.

Significa que tenemos control.