La gente suele preguntar si la artritis se puede prevenir. La mayoría de los que plantean esta cuestión tienen un amigo cercano o familiar con la enfermedad. Han observado las dificultades y desafíos que implica, y sinceramente, no quieren pasar por lo mismo. Uno puede asumir con seguridad que si la artritis se puede prevenir, todo el mundo hará lo posible por evitarla. Echemos un vistazo a lo que los expertos nos dicen acerca de la prevención de la artritis.

Alguien preguntó en la web de Johns Hopkins si la artritis reumatoide era prevenible. Alan Matsumoto, MD, respondió: “No hay nada de lo que sepamos y me gustaría que pudiésemos hacerlo”. Esa respuesta se aplica a la mayoría de los tipos de artritis, especialmente la artritis inflamatoria, pero ¿es realmente definitivo? ¿No sabemos nada más? ¿No hay nada que podamos hacer?

Mientras que los investigadores, hasta la fecha, han sido incapaces de encontrar lo que puede desactivar la artritis, hay cosas que puedes hacer para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad. Existen factores de riesgo conocidos asociados con la artritis – cuantos más factores tengas, mayor será tu riesgo. Es importante que seas consciente de los factores de riesgo y los conozcas. Debes comprender qué factores son modificables y cuáles no lo son. Además, ciertos comportamientos y hábitos son conocidos por ser beneficiosos para la salud de las articulaciones. Eso es en lo que debes centrarte: en los factores de riesgo modificables y las acciones que ayudan a mantener las articulaciones saludables.

Según los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), “Dependiendo de la forma de la artritis, hay pasos que se pueden tomar para reducir su riesgo de artritis. Se ha demostrado que mantener un peso corporal adecuado disminuye el riesgo de desarrollar osteoartritis y la gota. Proteger tus articulaciones de lesiones o su uso excesivo puede reducir el riesgo de osteoartritis “.

Factores de riesgo modificables frente a los no modificables

Los factores de riesgo no modificables para la artritis son aquellas cosas que no podemos controlar. Los factores de riesgo no modificables incluyen la genética, el género, la autoinmunidad, el envejecimiento y la degeneración del cartílago. Los factores de riesgo modificables para la artritis incluyen sobrepeso y obesidad, lesiones en las articulaciones, infecciones de las articulaciones y estrés repetitivo asociado con tu ocupación. El tabaquismo se reconoce como un factor de riesgo modificable para la artritis reumatoide. Se recomienda a las personas que sean físicamente activas, mantengan su peso ideal y protejan sus articulaciones para reducir el riesgo de desarrollar artritis.

Mantener las articulaciones saludables

“Sigue moviéndote”. Has oído esa perla de la sabiduría de la salud, ¿verdad? Creo que siempre hemos sabido que la actividad física regular y el ejercicio son importantes para una buena salud, pero ahora se considera esencial. Quedarse sentado es el nuevo fumar “, dicen. Es hora de moverse y mantener tus articulaciones en forma.

Notal final

Somos conscientes de que los investigadores se esfuerzan por encontrar tratamientos novedosos y más eficaces para ayudar a controlar la artritis. Los investigadores también trabajan diligentemente para averiguar el rompecabezas de la artritis, incluyendo lo que causa la enfermedad, lo que desencadena el inicio de los síntomas, lo que retrasa la progresión de la enfermedad y lo que podría prevenirla completamente.

Todavía tenemos más preguntas que respuestas. El trabajo continúa. Mientras tanto, haz todo lo que puedas para reducir tu riesgo individual.

Fuente:

  1. Arthritis. Risk Factors. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). April 4, 2014.
  2. Arthritis. Frequently Asked Questions – General Public. CDC (Centers for Disease Control and Prevention). December 5, 2014.