Todo o casi todo se arregla andando, respirando aire fresco y acompañado de un buen amigo. Así que hoy os presentamos este ejercicio que cada vez tiene más adeptos entre el público mayor. Deporte es salud.

La caminata nórdica o marcha nórdica (en inglés, Nordic Walking) es un deporte de resistencia y una forma de ejercicio al aire libre que consiste en caminar con la ayuda de bastones similares a los utilizados en el esquí y el sistema de salud alemán lo recomienda específicamente para los Mayores.

Esta práctica como actividad física regular tiene efectos similares al entrenamiento de otros deportes de resistencia. Mejora el 90% de los músculos del cuerpo humano, la capacidad aeróbica, el consumo máximo de oxígeno, la resistencia física, la resistencia psicológica, fortalece el sistema inmunitario, retarda el proceso de envejecimiento.

Caminar es una de las actividades físicas más recomendables para mantener una vida sana y activa, especialmente en el caso de las personas mayores por los múltiples beneficios que conlleva tanto a nivel físico -prevención de la diabetes, hipertensión, osteoporosis,… – como mental -prevención de las demencias, depresión,… -, además de ser una actividad segura y poco agresiva con el cuerpo.

Nacido en los países nórdicos, su origen se remonta al esquí de fondo, en el que el bastón se convirtió en un instrumento al servicio del desplazamiento, utilizándose también para el impulso. La incorporación de estos bastones a la acción de caminar, permite activar el tronco superior y con ello diversos grupos musculares, convirtiendo en mucho más eficiente y saludable la acción de caminar.

Caminar con esta técnica es más efectivo que caminar sin bastones, ya que el uso de éstos elementos induce a una activación del tronco superior simultáneamente con el movimiento del tren inferior durante la marcha. Además al tratarse de un ejercicio de entrenamiento de la resistencia cardiorespiratoria (ejercicio aeróbico), se incrementa el consumo calórico, y la frecuencia cardiaca respecto al simple caminar y sin niveles perceptibles de fatiga.

Sencillo, divertido, relajante y un deporte muy económico. Empieza la marcha que Heidi* y su abuelo te esperan en las montañas. ¡Salúdales de nuestra parte! 

O leró leró iú,leró iú, leró iú

* A uno de los movimientos le han bautizado con el simpático nombre de el “Paso Heidi”, como si caminásemos dando saltitos.

heidi pedro