Hacer un seguimiento de tu presión arterial es un paso importante para mantener la salud del corazón a medida que cumples años. Pero tomar una lectura precisa de la presión arterial no es tan fácil como puede parecer, y los errores son comunes. Sigue estos siete pasos cada vez que tomes tu presión arterial para asegurarte de que obtienes la lectura más precisa posible.

1. Revisa tu equipo

Siempre asegúrate de que tu equipo está funcionando correctamente. Tu medidor de presión arterial y el brazalete deben estar en buen estado y con pilas nuevas.

Si estás utilizando un medidor de presión arterial manual, asegúrate de que tu estetoscopio está limpio y funcionando bien.

2. Relájate

La presión arterial puede subir o bajar en función del estado de nuestro cuerpo. Si estás nervioso/a, ansioso/a o agitado/a, tu presión arterial aumenta, lo que podría crear una falsa alarma. Tómate unos minutos para relajarte en silencio antes de tomar tu presión arterial: Ten todo listo, siéntate y respira.

3. Ajusta bien el brazalete

El manguito debe adaptarse a lo largo de aproximadamente tres cuartas partes de la parte superior del brazo. Se debe mover fácilmente alrededor de tu brazo y el velcro debe cerrar herméticamente. Si el manguito no te queda bien, es más probable que obtengas una lectura inexacta.

4. Controla la posición de tu brazo

Cuando se toma una lectura de la presión arterial, el brazo debe estar al mismo nivel de tu corazón. Si el brazo se coloca más alto que el nivel de tu corazón, la lectura puede ser baja por error. Si colocas el brazo por debajo del nivel de tu corazón, la lectura de la presión arterial alta puede ser también errónea.

5. Ajusta la posición al sentarte

Sertarse con la espalda apoyada y los pies en el suelo es la mejor posición para una lectura precisa. No hagas otra cosa al tomar tu presión arterial y deja tus piernas en una posición. Respira profundamente y con calma.

6. Anota tu presión arterial

Con demasiada frecuencia, es probable que alguien tenga que conocer tu presión arterial, una enfermera o un miembro de la familia. No trates simplemente de recordarla, toma nota de ella y lleva un registro rutinario en una libreta para evitar errores.

7. Toma tu presión arterial en casa

Incluso si estás viendo a un médico con regularidad, también es una buena idea tomar tu presión arterial en casa de manera regular. Hay muchas cosas que pueden hacer que cuando visites a tu médico modifiquen la presión arterial, incluyendo la ansiedad; la ira por un largo tiempo de espera; caminar  o perder demasiado tiempo para aparcar. Toma tu presión arterial de manera rutinaria en casa y mantén un registro. A continuación, lleva tu registro contigo cuando visites a tu médico y habla con él para comprobar si las lecturas en su consulta son diferentes de las lecturas de tu hogar.