Andar en bicicleta, ya sea en interiores o al aire libre, puede proporcionar un entrenamiento excelente y asequible para personas de todas las edades.

Como la mayoría de las actividades físicas, también puede proteger contra la obesidad, enfermedades del corazón, diabetes, bajo estado de ánimo, etc. Aquí hay cuatro razones para practicar el ciclismo de forma regular.

1. Construye músculo y hueso.

Tanto si pedaleas cuesta arriba o en un terreno liso, andar en bicicleta implica usar los músculos de los hombros, glúteos y cuádriceps, sobre todo en la fase de potencia.

Y durante la fase de recuperación, se utilizan los isquiotibiales en la parte posterior de los muslos y los músculos flexores de las caderas. La activación de varios músculos también puede, a su vez, ayudar a construir huesos sanos y prevenir la pérdida ósea.

Las actividades de resistencia, como pedalear, exige que los músculos se estiren y de este modo los músculo acaban tirando del hueso, con lo que aumenta la densidad ósea.

2. Proporciona un aumento de la capacidad mental

Si bien sabemos que el ciclismo puede tener efectos positivos en las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, se ha descubierto que puede producir mejoras en la cognición, la función cerebral y la estructura cerebral.

Según un estudio de 2012 dirigido por el Dr. Art Kramer, de la Universidad de Illinois., el ciclismo regular podría mejorar la memoria y las habilidades de resolución de problemas en las personas mayores en un 15 a 20 por ciento.

Pero nunca es demasiado temprano para comenzar, dijo Kramer, ya que incluso los niños que caminan o van en bicicleta a menudo exhiben un mejor control cognitivo que los que se involucran en conductas sedentarias.

3. Entrenamiento para pacientes con artritis.

Se sabe que las personas que sufren problemas de equilibrio pueden beneficiarse del ciclismo de interior. Pero esto también se aplica a los pacientes con artritis, que pueden obtener un buen entrenamiento cardiovascular sin añadir estrés a sus articulaciones.

Las personas con osteoartritis o artritis reumatoide que se vuelven inactivas debido al dolor a menudo desarrollan problemas de equilibrio, por lo que tienen menos probabilidades de lesionarse en una bicicleta estacionaria.

Otro beneficio del ciclismo en interiores es la facilidad de la rutina, que no tiene que verse afectada por factores como las condiciones climáticas adversas o el tráfico que consume mucho tiempo.

4. Mejora la salud mental en general

Por supuesto, pedalear como modo de transporte ahorra tiempo en comparación con caminar. Pero las personas que viajan a trabajar en bicicleta también informan que son las más felices durante el viaje, en comparación con las personas que conducen o toman el transporte público.

La actividad también puede ayudar a aliviar los síntomas de las enfermedades mentales. En un estudio de 2015, las exploraciones de resonancia magnética de los pacientes con esquizofrenia revelaron un vínculo entre el ciclo regular y la conectividad cerebral mejorada.

A muchas personas, el ciclismo les ayuda a calmar su ansiedad. Se sienten en sintonía con su cuerpo y su entorno. Pero también se puede utilizar esta práctica como una forma de ejercicio en la que está científicamente comprobado que mejora el estado de ánimo, ya que el cardio aumenta la serotonina en el cuerpo.