Es común hoy en día recurrir a infinidad de tratamientos para evitar el envejecimiento y lucir un rostro rebosante de juventud. Cuando el deseo por querer mantenerse igual que hace 10 años se une a la meca de la fama, el cuidado de la estética puede jugar malas pasadas. Algunos famosos recurren a cirugías, se obsesionan con las comidas y por cada centímetro de su cuerpo. ¿Qué esperamos de una industria que encumbra a las mujeres menores de 30 años para convertirlas en símbolos de éxito? Por supuesto, un éxito con fecha de caducidad, porque serán reemplazadas por otras más jóvenes cuando asomen las arrugas.

No son pocos las afamadas que intentan frenar el paso del tiempo con inyecciones de botox, una toxina que paraliza los músculos y suaviza los rasgos de expresión, y probar todo tipo de tratamientos -incluidos quirúrgicos-, así como variopintas dietas con el objetivo de competir con las recién llegadas y mantener su estatus.

Un estudio titulado “La edad, el género , y la remuneración : un estudio de Hollywood Estrellas de cine”, publicado en 2014 por Journal of Management Inquiry, concluyó que los salarios medios de las famosas actrices en Hollywood tocan techo en la veintena y caen dramáticamente después de que cumplen 34 años.

En el caso de las estrellas masculinas, los sueldos suben progresivamente y alcanzan su máximo en la cincuentena.

Esa diferencia de género se plasmó también en una investigación de la Asociación de Estadística de Estados Unidos (ASA) sobre lo predecible que son los Óscar y de la que se desprendió que la edad media de las ganadoras de un Óscar de mejor actriz es de 33 años. Para los hombres la edad media subía hasta los 42.

Sin embargo, nos quedamos con los rostros de 10 famosos que no han luchado contra la edad. Han querido acompañar al tiempo en su camino y han dejado a un lado cirugías y tratamientos. 

Estas imágenes dejan claro cómo con el paso de los años, estos famosos sufrieron y aceptaron las consecuencias de su trabajo,ya que una de las principales causas del envejecimiento es, sin lugar a dudas, el estrés, entre otras muchas, claramente.

 

 

 

 

No Hay Más Artículos