Además del Alzhéimer, uno de los trastornos neurodegenerativos es la enfermedad de Parkinson, la cual en la actualidad miles de personas en el mundo padecen impidiéndoles controlar correctamente su cuerpo. 

El Parkinson afecta al sistema nervioso en el área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y los movimientos, impidiendo que con el tiempo el paciente tenga el control de su cuerpo. Hasta la fecha no existe una cura y se desconoce el detonante de ésta, por lo que muchos investigadores se encuentran desarrollando soluciones que van desde su detección, tratamiento efectivo y hasta alternativas para su control.

Y es en este último punto donde entra un interesante guante llamado GyroGlove, el cual busca contrarrestar los temblores involuntarios que genera esta enfermedad. Aunque existen ciertos gadgets como cucharas para ayudar a estas personas a comer, no permiten que una persona pueda realizar otras actividades que podrían ir desde escribir hasta conducir un coche.

proto1

Por ello, éste guante lo que propone es devolver la calidad de vida que pierde el paciente, contrarrestando los temblores y le permite realizar correctamente sus actividades. Esta idea surgió cuando su creador y fundador de la compañía Gyrogear, Ong Faii, se encontraba realizando sus practicas de medicina y pudo apreciar la dura vida a la que se ven condenados estos pacientes. Entonces se preguntó sí no se podía hacer algo más para ayudar, comenzando el desarrollo de su idea para responder a este problema.

Tras crear soluciones con bandas elásticas, pesas, sistemas hidráulicos y robóticos, descubrió que la solución más simple y practica seria empleando giroscopios mecánicos. Con un prototipo listo, Ong junto a sus compañeros del Imperial College en Londres, decidió realizar sus primeras pruebas con pacientes, quienes al utilizar el guante lograron reducir sus temblores hasta casi en un 90 por ciento.

“Mi idea era utilizar giroscopios para resistir instantáneamente y de forma proporcional el movimiento de la mano de una persona y así amortiguar cualquier temblor en la mano del paciente.” Explicó, Faii.

Aunque continúa en fase de desarrollo para crear una versión final que sea mas silenciosa, pequeña y ligera, ya ha generado una gran expectativa ya que se ha logrado colocar como un gran invento y solución a corto plazo para los pacientes.

Por lo pronto, el equipo de Ong tiene pensando lanzar la primera versión final del guante en Reino Unido a finales de año por un costo aproximado entre 400 y 600 libras, además de continuar su desarrollo, buscará crear soluciones para otras extremidades del cuerpo como las piernas.

Fuente: Unocero