La habilidad humana básica

A menudo sentimos empatía hacia los demás, incluso en juegos de realidad virtual. ¿Es posible que empaticemos también con robots humanoides? Desde que los robots se están volviendo cada vez más populares y comunes en nuestra vida diaria, es necesario entender nuestra interacción con robots en situaciones sociales.

Si la película Her te hizo pensar en el cableado de tu gran corazón y tiendes a dialogar con Siri tenemos algo que contarte: no está claro cómo el cerebro humano responde a los robots en situaciones empáticas.

Nuevos datos

Sin embargo, los investigadores del Departamento de Ciencias de la Información e Ingeniería, de la Universidad de Tecnología de Toyohashi en colaboración con investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Kioto han encontrado la primera evidencia neurofisiológica de la capacidad de los humanos para empatizar con los robots en el dolor percibido y destaca la diferencia en la empatía humana hacia otros seres humanos y robots.

El estudio

Realizaron la electroencefalografía (EEG) en 15 adultos sanos que observaban imágenes de una mano humana o robótica en situaciones dolorosas o no dolorosas, como un cuchillo cortando un dedo. Los potenciales cerebrales relacionados con eventos de empatía hacia los robots humanices en el dolor percibido fueron similares a los de empatía hacia los seres humanos en el dolor. Sin embargo, el inicio del proceso de arriba hacia abajo de la empatía era más débil en la empatía hacia los robots que hacia los seres humanos.

Este estudio sugiere que nos solidarizamos con los robots humanices de una forma similar a la que lo hacemos con otros seres humanos. Sin embargo, el inicio del proceso de arriba hacia abajo de la empatía es más débil para la empatía hacia los robots que hacia los seres humanos. Puede ser causada por la incapacidad de los seres humanos en la adopción de la perspectiva de un robot.

Presente y futuro

Es razonable que no podemos tomar la perspectiva de los robots debido a que su cuerpo y  mente (si existen) son muy diferentes de las nuestras. Un nuevo estudio contribuirá al desarrollo de robots-humanos amigables que nos hagan sentir simpatía comodidad a su lado.

También te puede interesar: Realidad virtual: la revolución contra el Alzheimer