Estudiantes y profesores de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Información, informática y juegos de Murdoch están ayudando a supervivientes de accidentes cerebrovasculares a restaurar sus vidas.

El equipo de Murdoch ha trabajado con los médicos del Instituto de Investigación Australiano de Neurociencias (WANRI) para desarrollar un programa de rehabilitación basado en la Realidad Virtual (VR), denominado Neuromender, que será un gran avance en la recuperación de los supervivientes de accidentes cerebrovasculares.

El software captura datos detallados de la parte superior del cuerpo en tiempo real, mientras los pacientes hacen volar con su capa a un súper héroe a través de un mundo virtual. Para facilitar el entrenamiento, los niveles de dificultad de la tarea se ajustan automáticamente por el sistema.

“Neuromender es un sistema basado en un ordenador de bajo coste que permite a los usuarios interactuar con un entorno simulado multisensorial en el confort y la comodidad de su propia casa”, dijo el profesor titular y líder del proyecto Dr. Mohd Fairuz Shiratuddin.

El ictus es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españoles y la segunda en los varones, según datos del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (GEECV-SEN). De hecho, cada seis minutos se produce un ictus en España.

Actualmente en Australia, no existen programas de rehabilitación de realidad virtual basados en pruebas establecidas con monitorización detallada, para la neurorrehabilitación de la extremidad superior de pacientes que han sufrido un ictus. 

Mientras el paciente utiliza el Sistema de Neuromender, los datos se envían al servidor central del programa, donde su progreso puede ser evaluado por los médicos online.

Hasta el 75 por ciento de los pacientes que han sufrido un ictus, continúan experimentando déficits motores asociados con una menor calidad de vida, ya sea como resultado directo de la causa o sus efectos a largo plazo por el  desuso, la inactividad y / o cambios de estilo de vida después del accidente cerebrovascular.

“La mano y la debilidad en el brazo son un problema común después de un ictus que  modifican sustancialmente la calidad de vida de los pacientes”, dijo el Profesor Asociado de Michelle Byrnes WANRI.

Este programa de rehabilitación de realidad virtual tendrá enormes implicaciones positivas a largo plazo para la rehabilitación del miembro superior y la recuperación de los pacientes que sufran un accidente cerebrovascular en el futuro.

Fuente: Murdoch University