La realidad virtual es, como su nombre lo describe, un entorno creado por un sistema, el cual representa un mundo artificial alternativo. En este mundo, la persona que lo usa tiene la sensación de estar presente en él, y tiene la capacidad de moverse y manipular objetos dentro de esta realidad.

El entorno de la realidad virtual es percibido por el usuario a través de un dispositivo conocido como Casco de RV, que puede ir acompañado de otros elementos como guantes, controles, trajes y demás que permiten la interacción con el mundo virtual.

La realidad virtual se utiliza en muchas aplicaciones que van más allá de la ingeniería y el entretenimiento. Hoy en día se involucrado en las ciencias de la vida como herramienta para la medicina, educación y cuidados del paciente.

En el ámbito de la salud, consiste principalmente en utilizar guantes que imitan las sensaciones percibidas por los médicos durante todo examen que implica contacto táctil. Mediante estos procedimientos se puede recabar conocimientos para mejorar los tratamientos y operaciones.

Las tecnologías de las últimas generaciones permiten a los cirujanos ganar mejor precisión y reducir tiempos. Esto se debe a que ahora se pueden realizar varias aplicaciones virtualmente las cuales permiten al doctor generar un diagnóstico más rápido.

Las prácticas de realidad virtual en la medicina se utilizan con mayor frecuencia en la parte educativa para entrenar nuevos doctores, ya sea simulando nuevos procedimientos o brindando la alternativa de presenciar una intervención quirúrgica por medio de presencia virtual.

Las principales ventajas de este medio de entrenamiento es que no corren ningún riesgo los pacientes y los estudiantes pueden repetir las operaciones una y otra vez a su ritmo.

En lo que se refiere al área de la investigación y la terapia de la exposición se emplean animaciones 3D para estudiar y tratar pacientes que padecen trastornos estrés postraumáticos, fobias y adicciones.

Aunque se necesitan más estudios clínicos que apoyen las hipótesis preliminares sobre su eficiencia, lo cierto es que los sistemas de realidad virtual parecen minimizar los recuerdos traumáticos anclados en la memoria. Estos estudios se han realizado específicamente en soldados que regresaron de las guerras de Irak y Afganistán.

La realidad virtual también se ha utilizado para el tratamiento de las personas de  la tercera edad. Se aplicaron estas técnicas para combatir el aislamiento experimentado por muchos ancianos. Los resultados fueron positivos ya que varios mejoraron sus condiciones con mayor velocidad que el resto. Además de proporcionar una nueva forma de comunicación para el terapeuta, también le ayuda recabando datos acerca del estado físico de sus pacientes. Se pueden comprender sus rutinas y hábitos los cuales sirven para ofrecerles las recomendaciones que deben seguir para mantenerse saludables.

Por último, la participación del paciente en el mundo virtual puede servir para rehabilitar los procesos sensoriomotores que necesitan maximizar para mejorar su calidad de vida e independencia.

En la infografía desarrollada por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) se puede contemplar y entender fácilmente la historia y evolución de esta fantástica tecnología.