La llegada del COVID-19 ha llevado a muchas organizaciones que trabajan con mayores a buscar diferentes formas de mantener el contacto con ellos y ellas durante las semanas de aislamiento social. La Universidad de Granada (UGR), no es la excepción pues ha desarrollado un voluntariado telefónico que se gestó desde su Aula de Mayores.

¿Cómo surge este proyecto?

Desde el Máster de Gerontología, Dependencia y Protección a los Mayores de la UGR, se venían realizando talleres todos los martes en el Aula de Mayores-Ciudad de Granada en la que los temas tratados se centraban en fomentar el envejecimiento activo con el objetivo de mantener la calidad de vida en la vejez y así evitar o retrasar la institucionalización o el incremento de la dependencia entre los y las asistentes.

Debido a la pandemia, nos vimos en la necesidad de suspender los talleres para prevenir riesgos. Esta situación nos llevó a pensar en qué otras opciones teníamos para mantener el contacto y se decidió llamarles todos los martes, en el horario habitual de los talleres, para mantener esa rutina. En algunos casos se optó por hacer una segunda llamada a lo largo de la semana para brindar mayor compañía y conocer su estado de salud y de ánimo. Posteriormente, al comprobar que era una experiencia positiva para ellos y ella, nos planteamos ampliar el proyecto haciendo llamadas a otros mayores que no participaran en el Aula pero que también podrían necesitarlo.

¿De qué trata el voluntariado?

El proyecto consiste en ayudar a paliar la soledad de los mayores en estos días de confinamiento, a través de llamadas telefónicas a lo largo de la semana mientras dure esta situación. Hasta el momento son 61 las  personas que han recibido este acompañamiento. Por lo general, ellos y ellas  viven solas, en algún centro de mayores o piso tutelado. La mayoría son mujeres y con edades que superan los 80 años.

Se diseñó una ficha de llamadas telefónicas con un seguimiento semana tras semana para medir los efectos de esta iniciativa considerando tres grandes áreas: estado de salud, estado de ánimo y soledad percibida.

¿Quién está detrás de estas llamadas?

El voluntariado cuenta con el apoyo del director del Máster, Juan Antonio Maldonado y está bajo la supervisión de la catedrática Ramona Rubio, quien puso en marcha este proyecto. De igual manera, el equipo se compone por 18 alumnos y alumnas del Máster de Gerontología, Dependencia y Protección de los mayores: Sandra Tremolada, Eugenia Añazgo Antonio Morales, Teresa Cañete, Antonio Córdoba, Rocío Cánovas, Melina Tortosa, Delia Vázquez, Carmen Quijada, Valentina Serrano, José Ángel González, Verónica Tovar, Inmaculada González, Iris González, Victoria Román, Jéssica Urbano, Enrique Cano y Joaquín de la Barra, quienes llevan a cabo las llamadas que se realizan a los mayores. Adicionalmente, Sandra Tremolada, Eugenia Añazgo, Antonio Morales y Antonio Córdoba son los encargados de extraer y estudiar las distintas variables de dichas llamadas que consignamos en nuestra ficha de seguimiento.

Distanciamiento social: cómo mantenerse conectado

¿Cuál es la respuesta que han observado en quienes reciben estas llamadas?

Desde la primera llamada, recibimos el agradecimiento de los y las mayores con quienes nos comunicamos. Hemos podido notar cómo, a través de las siguientes llamadas había una mejoría en su estado de ánimo, empezando a sentirse más acompañados e incluso percibiendo mejorías en su salud y niveles de soledad. Es verdad que ha habido algunos momentos en los que la persona ha preferido no hablar por encontrarse con un estado de ánimo decaído, lo cual se ha respetado; pero siempre se enfatiza en que hay alguien que está pendiente y con quien es posible conversar.

Tras poco más de un mes de este voluntariado, creemos que las llamadas han resultado beneficiosas y que son vistas como un espacio para sentirse cerca a otros así como escuchados en momentos donde muchos estamos viviendo incertidumbre y temor. Otro resultado interesante es que en estas llamadas las personas han tenido la posibilidad de expresar emociones positivas. Merece también destacarse que también aprovechan el espacio para hablar sobre eventos de su vida, sobre su propia biografía; consideramos que es algo importante en las relaciones intergeneracionales que se han ido creando. En ese sentido, aunque no conocemos personalmente a todos, a lo largo de este tiempo se ha ido formando un vínculo y existe la ilusión de conocernos cuando la situación lo permita.

Algunas de las respuestas que nos transmiten y nos impulsan a seguir con esta labor son:

“Si la gente supiera de vuestra labor, los aplausos de las 8 de la tarde también irían por vosotros, ojalá y pudiera agradecer personalmente a cada uno/a de vosotros/as lo que hacemos, que es un mundo”- Ana

“Te doy las gracias, de verdad, a ti y dáselas a tus compañeros. Cuando estás solo y en esta situación, una simple llamada te hace salir de esa dinámica. Estáis haciendo una labor humana muy importante que solo los mayores que vivimos solos sabemos lo que es…” -Antonio

“Menos mal que recibo las llamadas de mis hijas y nietos, y de ti, que para mí ya eres de mi familia. Cuando acabe esto tenemos que conocernos en persona porque este apoyo está siendo importante para mí” – María.

Si conocen a alguna persona mayor a la que le beneficiaría este servicio pueden escribir a master@ugr.es

Miriam Lúcar

Mg. Miriam Lúcar. Psicogerontóloga. Corresponsal en Perú y Colombia.  Ubicación: Lima

Dra. Ana Urrutia – Liberando a la vida de sujeciones

No Hay Más Artículos