soledad

Zaragoza necesita voluntarios para luchar contra la soledad de las personas mayores

Soledad en las personas mayores de Zaragoza

En los últimos años, la sociedad se ha dado cuenta del problema de la soledad no deseada, un fenómeno en el que una persona vive en base a su percepción sobre la falta de relaciones y/o la insatisfacción por las que tiene. La soledad tiene un impacto muy perjudicial en la salud de las personas, tanto en lo físico como en lo psicológico, incrementa su vulnerabilidad y su aislamiento social y puede afectar a la situación socio-económica. 

La COVID 19 agrava la situación de soledad y aislamiento de las personas mayores 

Durante la pandemia, las personas mayores han sido el centro de atención, por el impacto del virus en este segmento de población, pero también por los prejuicios y los estigmas asociados. Se han producido situaciones de vulneración de derechos, aplicando medidas que les ha afectado, a menudo, de manera directa sin tener en cuenta sus necesidades ni su opinión y, en algunos casos, sin informarlas. 

De manera generalizada, han sufrido discursos y medidas edadistas que las han discriminado por su edad, y se ha tendido a proyectar una imagen de las personas mayores que no se corresponde con su diversidad. Por otra parte, la situación de pandemia ha hecho aflorar la tensión existente que ya se vivía en el sistema de cuidados y atención a las personas mayores. 

Según el informe «El impacto de la COVID-19 en el sentimiento de soledad no deseada de las personas mayores», el 41% de las personas mayores manifiesta un aumento de su sentimiento de soledad durante la pandemia, y un 59% se ha sentido más vulnerable con la llegada del COVID-19. 

Llamamiento a la ciudadanía de Zaragoza 

Ante el crecimiento de esta problemática, que afecta a miles de personas mayores de nuestros barrios, hacemos un llamamiento urgente a la ciudadanía de Zaragoza para incorporar a personas voluntarias que quieran contribuir a la lucha contra la soledad de las personas mayores, compartiendo un rato a la semana para charlar, dar paseos y compartir experiencias. El objetivo es que se creen relaciones de amistad que les ayude a mejorar su estado emocional y a evitar las consecuencias psíquicas y físicas de la soledad no deseada y el aislamiento. 

Las personas interesadas pueden contactar con Amigos de los Mayores mediante los siguientes canales: 

  • •Teléfono: 608 200 300
  • Email: aragon@amigosdelosmayores.org 

“Me han tocado con la varita mágica, gracias por contar conmigo, sólo el hecho de estar aquí significa que alguien ha pensado en mí, y eso ya es suficiente», es una de las afirmaciones que hacen personas mayores como Teresa, que hace tiempo recibe el apoyo de la entidad de la mano de personas voluntarias. La amistad se convierte así en el mejor antídoto contra la soledad. 

Soledad y el aislamiento, un problema que va en aumento 

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha publicado recientemente su Encuesta Continua de Hogares correspondiente al año 2020 el año pasado había en España 4.849.900 personas solas, de las cuales 2.131.400 (el 44%) tenía más de 65 años. El aumento respecto al 2019 es de un 6’1%, año en que el número de personas mayores de 65 años que vivían solas era de 2.009.100. Se trata del mayor incremento en toda la serie histórica del INE. 

Los expertos apuntan que la vida en solitario continuará creciendo, lo cual resulta lógico, si tenemos en cuenta que la esperanza de vida aumenta con el paso de los años. Según también datos del INE, en enero de 2009 los mayores de 65 años suponían un 16,55% (7.651.073 personas) de la población total. En 2020, las personas mayores representan el 19% de la población total, en número totales, 9.303.070 personas, y de éstas el 23% viven solas. 

Aunque no es un factor determinante, el hecho de vivir solo/a es una de las causas que pueden provocar soledad no deseada. Además del aumento de la esperanza de vida, cada vez se producen más rupturas de pareja antes de la jubilación, y aumenta el número de personas que llegan a la última etapa de la vida en soltería o sin pareja estable. Es probable que, como consecuencia de estos hechos, el riesgo de sufrir soledad entre la población mayor de 65 años aumente en la misma medida. 

En España, el 69,4% de las mujeres y el 66,2% de los hombres de más de 65 años sufre soledad no deseada, según el estudio ‘La soledad en las personas mayores: prevalencia, características y estrategias de afrontamiento’, coordinado por el Dr. Javier Yanguas, director científico del programa de Personas Mayores de la Fundación ”la Caixa”.