La soledad en las personas mayores que viven en residencias

El “Proyecto Soledad”, una iniciativa de la Asociación Lares Navarra y Familiados para reducir la soledad de personas mayores que viven en residencias, ha sido presentado este viernes en el transcurso de una jornada telemática clausurada por la consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Carmen Maeztu. 

Durante la jornada, se ha hecho pública la guía de buenas prácticas que ha surgido de la primera experiencia piloto, llevada a cabo en la residencia San Manuel y San Severino de Tafalla. El objetivo ahora es extender el proyecto, pionero a nivel estatal, al máximo número posible de centros Lares en Navarra durante el año 2021. Para lograrlo, actualmente se trabaja en buscar el mecenazgo de diferentes empresas. 

El “Proyecto Soledad” forma parte de un proyecto de investigación más amplio sobre cómo afecta la soledad en las personas mayores en residencias. Desde Lares Navarra y Familiados permanecen dispuestos a explicarlo a cualquier potencial colaborador. “Apelamos, sin duda, a la responsabilidad social del tejido económico de Navarra, siempre solidario y con conciencia, para mitigar algo tan deshumanizador como es la soledad”, subraya Beatriz Lacabe, Secretaria Técnica de Lares. Una soledad que, por otro lado, “afecta de manera especial a unas personas mayores que tan mal lo vienen pasando con la pandemia de COVID-19”. 

Tan peligrosa como fumar 15 cigarrillos al día 

«Vivir en comunidad no es sinónimo de no sentir soledad. Muchos residentes tienen carencias familiares, no tienen amigos dentro de la residencia y ello genera sensación de soledad», apunta Lacabe. Y todos los estudios señalan lo mismo: la soledad es un factor de riesgo para las personas mayores. “La investigación que se viene desarrollando señala que la falta de conexiones sociales puede ser tan perjudicial para la salud como fumar 15 cigarrillos al día”, explica Nuria Carcavilla, psicóloga especializada en apoyo a cuidadores con demencia y colaboradora del proyecto. 

¿Qué puede provocar el aislamiento social? La literatura existente señala que es capaz de fomentar depresión, insomnio, el deterioro cognitivo o el progreso de la demencia. Del mismo modo, puede ser causa de hipertensión, obesidad, estrés psicológico y, en último término, de mortalidad. 

“La iniciativa fue diseñada de forma previa a la pandemia COVID-19”, explica Beatriz Lacabe.

Secretaria Técnica de Lares, “pero la metodología de acompañamiento que emplea se ha visto aún más imprescindible ahora, por la situación que han generado todas las medidas de seguridad y el cierre total o parcial de los centros”, señala. “Lo que se gana en seguridad se pierde en contacto, al limitarse las actividades grupales o incluso no poder compartir el desayuno u otros momentos con compañeros y amigos en zonas comunes”, destaca Carcavilla. 

Acompañamiento de profesional especializado 

La metodología empleada consiste en el acompañamiento de cuidadores profesionales que se dedican esencialmente a evitar el sentimiento de soledad de las personas mayores residentes. Un trabajo enmarcado dentro de la Atención Centrada en la Persona (ACP) que desarrolla Lares y que se está paulatinamente extendiendo por todos los centros asociados. 

Dichas personas cuidadoras trabajan en diferentes ámbitos, necesarios para mitigar la sensación de soledad en las personas mayores de las residencias. “Se abordan desde la comunicación y el contacto social, hasta las emociones y la interacción social», explica Nuria Carcavilla. 

En la experiencia piloto llevada a cabo en Tafalla, se ha comparado la evolución de las habilidades cognitivas, sensoriales y sociales de las personas mayores, divididas en dos grupos: las que recibían acompañamiento de personal especializado y las que no lo recibían. También se ha valorado la sensación de aislamiento social y de soledad con una escala, la UCLA, “que permite de algún modo poner números y datos a lo que no deja de ser una percepción personal”, señala Nuria Carcavilla. 

Una guía que permite su implantación en cualquier centro 

La guía de buenas prácticas que ha surgido de esta experiencia piloto facilitará la implementación del “Proyecto Soledad” en otros centros de Navarra. Cabe recordar que la entidad Lares Navarra agrupa a 39 centros de mayores sin ánimo de lucro. En total, se trabaja con 2.500 personas residentes y un personal que se acerca al millar. 

En la guía, se explican diferentes maneras de detectar situaciones de soledad de las personas mayores, y cómo abordarlas mediante diferentes actividades. Se explican las estrategias a seguir y la implicación de diferentes agentes (personal de las residencias, familias, cuidadores/as…) en dicho abordaje, así como posibles intervenciones de distinta tipología. “Se plantea además, dentro del método de ACP, que las propias personas residentes elijan esas actividades que palien la sensación de soledad”, detalla Beatriz Lacabe. 

La implantación de esta guía en otros centros será posible ahora en la medida en que el proyecto obtenga financiación; y es en este aspecto en el que Lares Navarra se centra actualmente. Por ello, ha comenzado ya una ronda de contactos con entidades financieras y empresas que desea ampliar al máximo de potenciales colaboradores. 

No Hay Más Artículos