Erick Ángeles es un profesional apasionado por el envejecimiento y que encuentra en la Gerontología un motivo de lucha social constante en favor del feminismo y en contra de los edadismos. Su recorrido profesional es un ejemplo de constancia y pasión por lograr que se posicione la Gerontología en Durango. Conozcamos un poco más de su historia y los interesantes planes que tiene para el futuro.

Miriam Lúcar: Cuéntanos un poco sobre el contexto en el que, a día de hoy, envejecen las personas mayores en México.

E.A: Me gustaría partir desde la concepción de que el envejecimiento en México, como en Latinoamérica, va ligado a cuestiones sociopolíticas; es decir, están los empresarios, políticos, los de clase media y el gran número de personas mayores que viven en pobreza. El estado de Durango, que es donde actualmente radico, es uno de los estados con mayor extensión territorial de nuestro país; un estado donde aún se encuentran asentados grupos étnicos y que desafortunadamente viven en situación precaria y con un difícil acceso a apoyos gubernamentales. Una de las razones para esto es la lejanía con la capital; otra tiene que ver con un tema cultural en donde sus usos y costumbres, así como su dialecto, dificultan la comunicación.

En la capital del estado también podemos encontrar ese matiz, de entre los que envejecen con cierta tranquilidad y estabilidad económica y de acceso a servicios y quienes, por otro lado, se encuentran en un panorama de incertidumbre social, económica y de accesibilidad. Este matiz me es interesante, al mismo tiempo que preocupante. Es importante destacar que, por una parte, existe una gran carga edadista sobre las personas mayores a nivel social, pero también existe una gran virtud de dignificación hacia este grupo etario.

Pensando en el contexto que has narrado, ¿qué temas deben ser parte de la construcción de condiciones que permitan un mejor envejecimiento en tu región?

E.A: A pesar de que mi visión es de un contexto de desigualdad enorme, no puedo dejar de pensar en que esto nos permite, como profesionales, contar con un gran abanico de posibilidades para generar proyectos entorno al envejecimiento y que velen por los intereses de la mayoría. Es importante comentar también que el contexto de los que estamos envejeciendo y nos acercamos a nuestra vejez el panorama es mucho peor, con incertidumbre económica, social, política y hasta en tema de pensiones. La realidad es que la gerontología deberá también enfocarse en ayudar desde la pre gerontología a cómo envejecer de la mejor manera posible, sin morir en el intento. Sin duda, urge que el tema de envejecimiento se incorpore de manera obligatoria e inmediata en la agenda política de cualquier persona que desee contender por un puesto representativo.

Erick exponiendo en el Museo Franco Villa (Durango)

¿Cuál consideras que es el aporte de tu carrera, la Gerontología, para el logro de mejores condiciones durante la vejez?

E.A: Me es difícil ponderar hasta el momento el aporte que hemos dado; sin embargo, hay adelantos de ello. Hace apenas 10 años, pocos conocían la definición de gerontología; hoy, casi la mitad de nuestro territorio cuenta ya con la figura de gerontólogo y en algunos estados que ya cuentan con la carrera cada 6 meses salen entre 20 y 30 nuevos licenciados. Considero que es de los mayores aportes que hasta ahora hemos logrado, el egreso y exportación de profesionales a estados que aún no contaban con esta figura y que hoy son importantes para esos lugares.

No puedo dejar de mencionar a esos significativos liderazgos de Gerontología que, desde un posicionamiento en redes sociales, a nivel local, o incluso a nivel nacional e internacional hemos labrado el camino a seguir, grandes colegas y personajes que hemos coincidido por el bien común de nuestra profesión y que día con día hemos buscado la fórmula correcta para homologar esfuerzos y mantenernos unidos para sacar a flote esta disciplina. Esa comunicación ha sido vital y enriquecedora para que, en breve podamos hablar sobre los aportes de México en materia de envejecimiento.

Sabemos que has tenido la oportunidad de asesorar a actores claves en el tema del envejecimiento, como tu participación con la Sociedad Mexicana de Gerontólogos, tus aportes en diferentes medios de divulgación como las revistas GERONTE, Aprendiendo a Envejecer y QMayor. Desde tu experiencia, ¿qué ventajas y desafíos observas en el logro de un trabajo articulado en favor de un envejecimiento óptimo?

E.A: Cada paso y oportunidad que he tenido en estos casi 6 años como gerontólogo, puedo decir que han sido maravillosos y por demás enriquecedores; han supuesto grandes retos en donde, como todo, encuentras apoyo incondicional pero también lucha de egos y poderes. Lo cual me ha sido, en algunos momentos difícil de sortear, pero en general cada plataforma, cada aporte, cada asesoría y apoyo que he podido brindar me ha sido maravilloso. Desde un mensaje optimista, hasta ideas grandes e innovadoras. La mayor ventaja ha sido el tener comunicación con esos grandes actores a nivel nacional e internacional.

¿Qué reflexiones puedes compartirnos sobre tu trabajo con estudiantes de gerontología en diferentes estados de tu país?

E.A: Para mí ha sido entregar un poco de justicia, lo he comentado con ellos. Cuando egresé de la carrera no existía un solo profesionista o gerontólogo que te pudiera orientar, o que te diera ánimos o una pista de por dónde ir o hacia dónde enfocar tus esfuerzos. Por ello, mi compromiso y mi promesa fue ayudar en cualquier momento y ante cualquier circunstancia a estudiantes y compañeros que lo necesitasen. Para mí, es un orgullo y un gusto ver que existen estudiantes y futuros gerontólogos que sin duda saldrán mucho mejor preparados que yo y que serán ese nuevo liderazgo que la Gerontología necesita. Yo, estaré ahí para ayudarles.

Los memes: el eufemismo de la gerontología

 ¿Cómo nace la iniciativa de crear el curso “Durango aprendiendo a envejecer”?

E.A: Nace por una necesidad de conectar con la gente de Durango y como un proyecto que mi compañera Liliana Cazares López había buscado implementar años atrás. Se trata de un modelo de Gerontología Educativa con el que, de manera pionera, ella llegó a Durango en el 2018. En ese momento, en la zona solo existía una Psicogerontológa y 6 geriatras… ¡Había que posicionar al gerontólogo! Fue un proyecto muy bien recibido, tuvimos la oportunidad de sacar 2 generaciones y el impacto fue tan positivo que ambas se mantienen en contacto, y nos han solicitado más cursos y proyectos de esta índole.

Finalmente Erick, ¿Qué proyectos vienen para ti como gerontólogo?

E.A: Sin duda estos meses que llevamos del 2020, me han marcado tanto en lo laboral como en lo personal, aunado a la situación que estamos viviendo de confinamiento. Pero esto me ha ayudado a reflexionar sobre ¿Qué sigue? y hoy quiero compartirte que el primer proyecto (y el principal) gira entorno a los Podcast, animado por mi compañera Liliana y con su apoyo hemos estrenado un proyecto denominado “Conectando tu vejez” en donde yo seré la voz que dé vida a estos podcasts. Puedes escucharlos y estar en contacto con nosotros por medio de la pagina de facebook https://www.facebook.com/Conectandotuvejez/

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC-QXB1k1I5-tiuFCJNWcqdw

Por otra parte, seguiré buscando dar pláticas y talleres sobre temas enfocados a los edadismos y esta lucha de Gerontoactivismo que gracias a QMayor he podido adoptar. Seguiré trabajando en un proyecto para la realización de un libro y, por supuesto, buscaré cristalizar por fin mi proyecto insignia: SEGEIN (Servicios Gerontológicos Integrales). Por medio de este quiero desarrollar poco a poco más proyectos que sigan formando mi andar gerontológico. Hoy más que nunca refrendo mi amor por la Gerontología, el Gerontoactivismo y el envejecimiento. Tal vez, algún día eso me haga estrechar la mano de ustedes, los internacionales y mis mejores aliados.