En Acervo Intergeneracional celebramos el 29 de abril, Día Europeo de la Solidaridad y Cooperación entre Generaciones, una jornada muy especial para quienes creemos que solo podemos avanzar como sociedad y enriquecernos como seres humanos si aprendemos los unos de los otros, sea cual sea nuestra edad o nuestra condición.

La experiencia de Berta, de la residencia Mi Casita, y los alumnos del instituto Cañada Real, ambos en Galapagar (Comunidad de Madrid), es un ejemplo. El pasado 9 de abril realizamos una actividad intergeneracional gracias a la tecnología digital. Los alumnos del instituto Cañada Real escucharon a Berta, una adolescente de 93 años, participante en el programa LeerteQuiero a Distancia, de Acervo Intergeneracional.

Contenido relacionadoVoluntariado y solidaridad en tiempos de pandemia

Esta actividad fue una labor de preparación y coordinación entre las partes, nuestro objetivo: que los estudiantes observaran las cualidades de otra persona de otra generación. “Simplemente ha sido genial, nos dice la evaluación realizada. Ha sido una comunicación diferente, pero nos ha permitido estar más cerca de las personas con quienes queremos compartir nuestro tiempo. ¡Vivan los ángeles verdes!”, dice María Luisa Forniés, fundadora de Acervo Intergeneracional, en alusión a los voluntarios de la ONG.

Berta, que vivió en Azerbaiyán, y es catedrática emérita de historia de la Universidad de Baku, relató su experiencia vital a los alumnos del instituto Cañada Real. Los jóvenes se mostraron muy interesados por las vivencias de esta niña de la guerra.

En Acervo ya estamos preparando la próxima actividad intergeneracional con niños de cuatro años del colegio La Navata y una residencia de mayores de esta localidad de Galapagar.

Maria Luisa Forniés, Presidenta Fundadora de Acervo Intergeneracional

No Hay Más Artículos