O-J0yi5WYSk

Pocas historias hemos encontrado sobre las aventuras y desventuras de la población migrante tan tiernas como esta. La inmigración hacia lo desconocido y la miseria como única maleta. Quizá por la complicidad de sus protagonistas pero también por la admiración del nieto hacia su abuela. Curly Velazquez y Gladys son sus nombres pero sus orígenes se ubican en El Salvador. Inmigrante desde hace décadas en Estados Unidos.

La inmigración indocumentada es una historia que afecta a muchos latinos – no sólo a ellos y ellas- aún hoy, en Estados Unidos pero también en Europa. Por desgracia, aquellos que huyen de la pobreza, la guerra o la desertización no siempre son bien recibidos en nuestros países.

Quizá estas historias llenas de alma, sean un buena herramienta para generar empatía y abrir conciencias hacia esta población que necesita una oportunidad. Quien sabe si algún día, también nosotros seremos uno de ellos. Gladys representa a esas mujeres valientes, trabajadoras y amorosas que debemos como medio de comunicación, visibilizar y homenajear. Un ejemplo para todas las generaciones.

Por ponerle algún pero, demasiado breve. Nos quedamos con ganas de más y quizá eso también es lo bueno. ¿Te ha gustado? ¿Quieres darnos a conocer tu historia como inmigrante?

No Hay Más Artículos