No puedo desvincular el Día de la Mujer con las sufragistas del siglo XX. Mujeres que consiguieron el sufragio femenino. Ellas tuvieron que luchar en condiciones muy adversas, pero lo hicieron. Cuando pienso en manifestaciones siempre me viene a la mente la foto de Daniel Cohn-Bendit (el Rojo) frente a un policía allá por mayo del 68.

Han pasado muchos años desde que comenzara la lucha de las mujeres por la igualdad. Es indudable que de 1910 ahora las diferencias son abismales. Pero seguimos sin equiparación salarial, sufriendo discriminación y malos tratos. Así que hay que seguir luchando, no cabe otra. Este año es diferente, se trata de una huelga y mundial. Hemos celebrado el día de la mujer, primero fue de la mujer trabajadora, lo que suponía que había mujeres trabajadoras y no trabajadoras. ¡Qué estupidez!, todas trabajamos en el puesto laboral, en casa o en los dos sitios. Así que, este año todas a la huelga como una sola, sin fisuras y sin políticas. La ocasión se lo merece. Vamos chicas, que se note que estamos ahí. Acudamos a las manifestaciones para hacernos visibles.

Y para completar este marzo del 2018 los pensionistas a la calle, a pedir una pensión digna. Que no nos engatusen con que van a rebajar el IRPF, que muchos no lo declaran porque están exentos debido a la pobreza de su pensión. Que sí, que hay muchos pensionistas en la pobreza o en el umbral de la pobreza. Que habría que pedir que las mínimas subieran, que es algo que no he oído todavía.

Aquellos que vivimos el mayo del 68 desde la lejanía, que vimos las manifestaciones, con un personaje inolvidable, que fue Daniel El Rojo. Un chavalín enfrentándose a la policía cara a cara fue todo un símbolo para nosotros. Entonces no podíamos más que correr delante de los grises*, espero que ahora no tengamos que correr, que no estamos ya para eso, delante de la policía. O hacer como Daniel El Rojo enfrentarnos a ellos cara a cara. Pero si debemos salir todos para que vean que hemos vuelto y por nuestros fueros. Que se den cuenta de que no todos votan al PP sin más, que hay muchos que no los votaron y los que lo hicieron, después del trato recibido, no lo volverán hacer. Se pensaban que éramos un segmento de la población que, dada su heterogeneidad, era imposible de ligar, pues se equivocaron y de medio a medio.

Un marzo del 18 que será historia y yo voy a participar en ella.

Mª Luisa Mataix Scasso, amiga y fichaje estelar QMAYOR.MAGAZINE

*Policía armada de los años de la Dictadura Franquista

Mi vida después de la jubilación