Frente a la actual situación de aislamiento que están viviendo las personas mayores en todo el mundo debido al brote del COVID -19 Hemos contactado con Fundación AMANOZ en Chile, institución sin fines de lucro que acompaña a través del voluntariado a personas mayores en situación de soledad. Actualmente la Fundación está presente en tres regiones del país y cuenta con 140 voluntarios activos. Frente a las medidas de distanciamiento social por el COVID-19, la Fundación ha desplegado una campaña en redes sociales para no dejar abandonadas a las personas mayores, con los hashtag #AislamientoNoSoledad, #AmanozAcompaña y #CuidadoIntergeneracional han compartido  una Guía de afrontamiento psicológico frente al aislamiento social en personas mayores y han instalado un servicio de acompañamiento telefónico. Para más información visitar: www.amanoz.cl  en la sección Noticias. 

A continuación dejamos una entrevista a su Presidenta Patricia Pupkin, Orientadora Familiar y fundadora de AMANOZ.

Hola Patricia, cuéntame  ¿Por qué te interesaste en el tema de las personas mayores? 

Patricia: Mira te voy a contar algo bastante interesante yo viví hace muchos años en Miami y resulta que en la playa en el punto más lejos de Miami vivían puras personas mayores, sentados en esas sillas  mecedoras … Nadie los visitaba, no venían los hijos, estaban solos, era una cosa que me dolió el alma, o sea yo cuando llegué a Chile y me metí a estudiar orientación familiar lo primero que hice fue decir “yo quiero hacer algo por los adultos mayores”, eso me dejó muy marcada.

Patricia, hace 20 años fundaste Amanoz bajo el lema  “Adulto Mayor un Nuevo Comienzo” ¿Qué te llevó a crear una fundación para abordar el tema de los mayores en una época en que había poco interés en Chile?

Patricia: Mira creo que fui muy valiente porque cuando yo lo conté donde estudiaba me miraron todos: “Loca ¿Por qué quieres hacer ese tema?” No me importó, dije voy a hacerlo y partimos. En primer lugar consiguiendo certificados de donación y así poco a poco empezamos acompañando en un hogar de larga estadía, éramos 2 personas y eran como 20 adultos mayores y nos fue muy bien, y ya el segundo grupo que formamos acompañamos en hogares de la Fundación Las Rosas (Fundación de beneficencia que tiene residencias de larga estadía a lo largo de todo Chile) y así sucesivamente, fuimos creciendo. Hacíamos “talleres afectivos y emocionales”, llegué a tener de pronto más de 15 voluntarias. Ya van a ser 21 años y bueno nos ha ido muy bien, porque somos una fundación de vanguardia. Y eso me tiene muy orgullosa, además cuento con un equipo de profesionales que trabajan conmigo que son admirables. Qué te puedo decir, que les puedo decir… estoy muy contenta de lo que yo hago.

Amanoz se dedica a acompañar en términos emocionales y afectivos como recién mencionaste a las personas mayores que se encuentran solas o que se sienten solas ¿Crees tú que la soledad es el gran mal de este siglo y cómo podemos combatir la soledad no deseada en las personas mayores? 

Patricia: Bueno gran tema,  la soledad es el gran tema de las personas mayores y aunque no lo creas también de la gente joven. La soledad no es tema único de las personas mayores. Yo creo que lo que estamos haciendo nosotros de acompañamiento a domicilio ha resultado un éxito. Las voluntarias se entregan y trabajan maravilloso. Me encantaría que pudieran verlo porque es un trabajo noble, ellas son personas mayores que acompañan a personas mayores así que es un trabajo bello.

La clave para combatir la soledad y el edadismo

En Chile y en Latinoamérica en general hay pocos dispositivos sociosanitarios que permitan envejecer en casa. ¿Crees que envejecer en casa es la mejor opción? ¿O cuál crees que es la mejor? 

Patricia: Yo creo que la mejor opción es envejecer en casa. Pero hay que pensar que para envejecer en casa tienes que tener una cuidadora permanente y además una pequeña infraestructura, porque no puedes estar sola y en ese sentido en las instituciones donde trabajamos están las auxiliares o están los médicos, permanecer en la casa es un lujo. Entonces yo soy por tenerlos en la casa, pero por otro lado hay mucha gente de muy escasos recursos que tienen que llevarlos a un hogar de larga estadía (de fundaciones o estatal) porque no tienen los medios para mantenerlos en su casa.

Hoy en Chile el acceso a la salud de calidad y a pensiones dignas es aún una utopía. ¿Cuál crees tú que es la importancia que tiene la sociedad civil y las fundaciones para que las personas mayores puedan vivir con una mejor calidad de vida en este contexto?

Patricia: Bueno así como dije que lo ideal es cuidarlos en la casa, las fundaciones las que cuidan a los adultos mayores son fundamentales. Nosotros conocemos personas que hace 14 años sus hijos no los van a ver. Entonces tú dices “¡Bravo fundaciones! lo están haciendo bien”, pero tienen escasez de dinero, no es fácil, las personas mayores no te digo que las cuidan mal, las cuidan bien pero… igual el estándar y la calidad tendría que ser mejor. Yo… mira nosotros trabajamos con muchas instituciones y estamos muy contentos con lo que hacemos, pero falta “mucho mucho” por hacer.

Finalmente Patricia ¿Cómo has vivido tu propio proceso de envejecimiento? ¿Has sentido en algún momento soledad y cómo has hecho para sobrellevarla?

Patricia: A ver… yo ya tengo 76 años me veo bastante bien físicamente, por lo tanto, no me afecta tanto el proceso de envejecimiento, pero lo tengo muy claro… veo que me he puesto un poquito más lenta, miro a otras personas mayores que van caminando por la calle y digo: “menos mal que no estoy como ellos”, pero es un proceso y hay que entender que hay que aceptarlo y que hay que hacer cambios, ya no puedo estar corriendo y haciendo mil cosas a la vez porque no me da la fuerza.  En ese sentido yo creo que he sido bien “habilosa”, bien inteligente, porque he aprendido que la vida… que es cierto… que uno al final se va a ir… pero, podemos vivir de buena forma, podemos tener un amor, como en el caso mío … eso me hace muy feliz… tener un compañero. Yo soy viuda hace siete años tuve un matrimonio muy feliz, pero ahora tengo un compañero con quien soy muy feliz también y él también tiene 78, pero ninguno de los dos nos sentimos adultos mayores “listos para partir”. Así que te diría que claro  que hay cambios,  cambios físicos y cambios …digamos emocionales… no creo que tanto fíjate, porque yo creo que los cambios emocionales vienen arrastrándose toda una vida. Y hay que mirar que lo emocional y la espiritualidad son los mejores compañeros. Eso a mí me tiene contenta.

Bueno Patricia muchas gracias por esta entrevista para QMayor Magazine. Muy agradecida de tu tiempo y bueno creo que tú eres un ejemplo de lo que son las personas mayores que están empoderadas, que envejecen de forma activa y que además contribuyen a la sociedad con la gran labor que hace Fundación Amanoz acompañando a personas mayores. Así que muchas gracias.

Patricia: Gracias a ti. Para mí ha sido un honor poder aceptar esta entrevista y entregarle lo poco y nada que les puedo dar.

MICROEDADISMOS #45 ¡Siempre me quito años!