Senior profesionales economía PostCovid SAVIA

Las empresas ignoran el talento senior


¿En qué piensan las empresas?

Cuando se escucha hablar del paso a la jubilación en las empresas de sus personas trabajadoras, se piensa que solo es un cambio que afecta a nivel personal, pero está demostrado que existen consecuencias tanto para la empresa como para la persona trabajadora.

Sin embargo, muy pocas empresas y personas están sensibilizadas con la realidad. Según el barómetro de UDP junto con el IMSERSO 1 de cada 4 personas mayores afirma que no estaba preparada para afrontar la nueva etapa de su vida cuando se jubiló y 3 de cada 4 personas consideran útil y necesario preparar a las personas para la jubilación. 

La preparación a la jubilación en las empresas

Durante el 2020, Bizipoz y Saiolan han trabajado en un proyecto de investigación, financiado por la Fundación Adinberri, estrategia de envejecimiento activo de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Este estudio, se ha basado en identificar y analizar iniciativas reales de transición a la jubilación a nivel nacional e internacional con una posterior validación en una empresa gipuzkoana, PMG Polmetasa. 

El análisis de buenas prácticas que existen a nivel nacional e internacional, ponen el foco en el abordaje del envejecimiento activo y saludable en las empresas, de una forma sistémica y de cambio estructural, como así lo fomenta la Década de Envejecimiento Saludable 2020-2030 de la OMS. Dentro de estos cambios, se incluyen una serie de formaciones y acciones para una buena gestión de la transición a la jubilación. 

Esta investigación buscar reconocer las pocas y desconocidas iniciativas dirigidas a las personas de más edad de las empresas. Los estudios de casos apuntan a la posibilidad de adaptación de los programas de trabajo, la práctica de revisiones médicas específicas y algunas oportunidades para adquirir nuevas cualificaciones dentro de las empresas. 

Otro factor muy importante a abordar en las empresas es la gestión del conocimiento de las personas trabajadoras. Para abordar esta problemática se recomienda tener presente la brecha digital, ya que supone una dificultad más a esta necesidad de traspasar experiencias de trabajo. 

Como conclusión, se destaca la correcta gestión de la edad a través de formación y sensibilización en 3 áreas: salud emocional, física, y financiera. Además, para probar que estas conclusiones tienen cabida en las empresas, se ha realizado una prueba de formación en la empresa industrial PMG Polmetasa de Arrasate-Mondragón, donde Antonio Agudín – Director General – concluía con su testimonio: 

“Nos ha parecido muy interesante por dos cosas. Primero, porque era una manera de devolver parte de lo que estas personas nos han dado durante muchos años: esfuerzo, compromiso, trabajo de calidad. Y segundo, porque este proyecto también nos ha ayudado para algo súper importante, que es la transmisión de conocimiento, el legado.”