Derechos de las personas mayores en la 11ª Sesión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre Envejecimiento de la ONU 

Alberto Infante, secretario de HelpAge España, participó en la undécima sesión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre Envejecimiento de Naciones Unidas (EOWG por sus siglas en inglés) que se está celebrando esta semana. «En 2050, una de cada seis personas en el mundo tendrá más de 65 años y, en Europa, seremos una de cada cuatro. Esta nueva situación plantea que el envejecimiento no se medirá ya por la edad cronológica, sino por la capacidad de ser activos y de producir, de consumir, de generar conocimiento y riqueza», afirmaba Alberto Infante en el vídeo emitido en el debate general de la Sesión de Apertura. 

La revolución de la longevidad es uno de los grandes logros de la humanidad, pero debemos tomar medidas para que vivir más años no suponga una merma en el ejercicio de nuestros derechos. Por ello, Alberto Infante destacó en su intervención algunos de los retos que plantea el aumento de la esperanza de vida, provocados en gran parte, «por la persistencia de prejuicios y de situaciones de vulnerabilidad que para muchas personas mayores limitan su autonomía y su capacidad de ser productivos en la sociedad«. 

Además, las crisis provocadas por la covid-19 han puesto de manifiesto importantes lagunas y fallos estructurales que existen a nivel global en la protección de los derechos humanos de las personas mayores. Por ello, para la sociedad civil, la undécima sesión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre Envejecimiento se presenta como una gran oportunidad para pedir a los líderes de mundiales que demuestren su compromiso con los derechos de las personas mayores y empiecen a trabajar para elaborar una Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas Mayores. 

 El Secretario General de la ONU declaró en un documento de política de mayo de 2020 que la falta de un instrumento jurídico internacional, junto con la inadecuada protección nacional de los derechos, ha dado lugar a respuestas inadecuadas a la pandemia de covid-19. En diferentes etapas de la pandemia, se adoptaron medidas que discriminaban por motivos de edad. Por ejemplo, a las personas mayores de 60 años se les prohibió salir de sus casas en Jordania, México y Filipinas. Tal y como Bridget Sleap, asesora senior de políticas de derechos de HelpAge International ha explicado: «Si hubiera existido una convención sobre los derechos de las personas mayores antes de la pandemia, esta discriminación basada en la edad que causó tanto malestar psicológico habría sido ilegal. Hemos visto muchos ejemplos de estereotipos de las personas mayores en los medios de comunicación, en los que aparecen como débiles y vulnerables e, incluso, como prescindibles y dignos de ser sacrificados para dar prioridad a los jóvenes. Esto tiene que acabar». 

 

Artículos relacionados:

¿Cómo garantizar los derechos de las personas mayores tras lo sucedido en las residencias?

Curso Medidas de protección legal en el envejecimiento y las demencias

 

Enfrentar generaciones y el aislamiento del confinamiento provocó un aumento de los casos de abuso contra las personas mayores. El personal de HelpAge y los miembros de la red de todo el mundo informaron de un aumento de las llamadas de personas mayores a las líneas de ayuda contra la violencia y el abuso y a la policía. Lamentablemente, la violencia, el abuso y el abandono de las personas mayores no es nada nuevo. Antes de la pandemia de la Covid-19, se estimaba que una de cada seis personas mayores era objeto de abusos. Es probable que se trate de una subestimación, ya que, según la OMS, solo se denuncia uno de cada 24 casos de maltrato a personas mayores. 

¿Qué temas se están abordando en la 11ª sesión del OEWG? 

El Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre Envejecimiento está formado por los Estados Miembros de Naciones Unidas, la sociedad civil y otras partes interesadas y fue creado en el año 2010 con el objetivo de fortalecer la protección de los derechos humanos de las personas mayores en todo el mundo. El OEWG se reúne cada año para debatir y analizar los retos a los que se deben enfrentar las personas mayores para disfrutar plenamente de sus derechos en diferentes partes del mundo y para determinar si existe la necesidad de crear mecanismos adicionales de protección de Naciones Unidas, como una Convención. 

En abril de 2020 estaba prevista la undécima sesión del OEWG en Nueva York, pero fue pospuesta debido a la covid-19. La reunión de este año es, si cabe, aún más necesaria y se inscribe en un contexto en el que la pandemia ha dejado claro que necesitemos contar con un marco jurídico que proteja los derechos de las personas mayores. Este año, los debates giran en torno a cuatro áreas principales: protección y seguridad social, derechos a la educación, acceso a la justicia y derecho al trabajo y al acceso al mercado laboral. Además de la declaración en vídeo, HelpAge España ha enviado sus declaraciones por escrito sobre los temas abordados en esta sesión: 

  • Protección y la seguridad social. Según la normativa legal vigente en España, las personas mayores no pueden trabajar si reciben la pensión contributiva estatal. Por ello, HelpAge España señala que las personas mayores se ven obligadas a decidir qué derecho deberían disfrutar: su derecho a la seguridad social o su derecho al trabajo. Además, un número relevante de personas, principalmente mujeres, que trabajan en el sector informal, no tienen este derecho y eventualmente reciben una pensión no contributiva claramente insuficiente. 
  • Derecho a la educación, formación, aprendizaje permanente y el desarrollo de capacidades. A pesar de que Ley de Educación de 2006 establece que la educación de adultos debe brindar a las personas mayores oportunidades para aumentar y actualizar sus habilidades, los programas de capacitación vocacionales y otros relacionados con el empleo generalmente establecen un límite de edad de 65 años. 
  • Derecho al Trabajo y al Acceso al Mercado Laboral. Según la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE para las Personas Mayores, las desventajas en relación con el empleo comienzan a los 55 años. Existe además una importante brecha de género que tiene unas consecuencias muy graves en las mujeres mayores: en España, las mujeres perciben en promedio un 23% menos de salario que los hombres, lo que también se traduce en una importante brecha de género en las pensiones. Además, el sistema económico infravalora e invisibiliza el trabajo de cuidados, que suele ser realizado, de manera no retribuida, por mujeres. 
  • Derecho al Acceso a la Justicia. En España, como en otros estados miembros de la UE, las personas mayores tienen reconocido el acceso a la justicia y no existen limitaciones al ejercicio de ese derecho debido a la edad. Sin embargo, en la práctica se producción restricciones derivadas de diversas causas, como la complejidad de los procedimientos y la gran lentitud de muchos de ellos, algo que para las personas mayores es un elemento disuasorio muy importante. Además, el edadismo produce discriminaciones prácticas que pasan desapercibidas, por ejemplo, a la hora de que los jueces reconozcan la capacidad de obrar de las personas mayores a la hora de iniciar un procedimiento. 

No Hay Más Artículos