buen trato domus vi

DomusVi defiende los derechos de los mayores en el Decálogo sobre el Buen Trato


Buen trato a las personas mayores

Coincidiendo con el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, DomusVi ha creado el “Decálogo sobre el Buen Trato”, con el objetivo de concienciar y denunciar el maltrato, abuso y sufrimientos a los cuales son sometidos muchas personas mayores en distintas partes del mundo. Como compañía líder de España en servicios sociosanitarios con la mayor red de instalaciones y servicios de atención a personas mayores, atención a la salud mental y a la discapacidad, DomusVi quiere poner en valor el deber del buen cuidado y los derechos de las personas, en especial de las personas mayores.

El Decálogo sobre el Buen Trato es un documento creado desde los EDEA, equipos dinamizadores de Ética aplicada que trabajan de la mano con el Comité de Ética de DomusVi, también implicado en su validación y difusión. Una reflexión que DomusVi quiere impulsar para resaltar los derechos de las personas mayores y poder plantear a todo el personal que trabaja con ellos las diferentes situaciones que se pueden producir para que sean respetadas. Una acción muy en línea con el concepto de cuidado seguro que promueve la compañía en todas sus áreas de actividad, ya que cuidar a otras personas va mucho más allá. Implica un trato personal y personalizado, un respeto a sus creencias, necesidades y sobre todo a sus gustos y elecciones.

La compañía apuesta porque este manifiesto sirva para seguir inspirando y concienciando a los profesionales, usuarios y familiares de todos los centros residenciales del sector sociosanitario sobre los derechos y la importancia del buen trato a las personas mayores, así como a otros actores e instituciones.

Para Nieves Campos, coordinadora del Departamento Técnico Asistencial de DomusVi y miembro del EDEA en Andalucía, “El modelo de atención a las personas mayores ha cambiado y los profesionales debemos tener en cuenta la autonomía de las personas a la hora de elegir sus cuidados, su atención, sus gustos y sus preferencias. No todo lo que pensamos que es bueno para la persona es siempre lo mejor”. En cuanto al cuidado de los mayores, también añade, “Cuidar implica estar atento a las necesidades de la persona de una forma global, es acompañar sabiendo que debemos respetar al otro como ser personal, individual y único. Es ser empático y ponernos en su lugar, en un lugar vulnerable pero cargado de sentido, de experiencias y de historias”.

Decálogo sobre el Buen Trato

  1. Integridad: Toda persona tiene derecho a ser cuidada en el aspecto físico, biológico, psicológico, social y espiritual.

 

  1. Igualdad: Las personas deben ser tratadas con la dignidad que se merecen por el simple hecho de ser personas, sin caer en actitudes de sobreprotección o discriminación por razón de edad, sexo o enfermedad.

 

  1. Identidad: Los usuarios de nuestros servicios deben ser tratados como persona individual. Debemos escuchar sus necesidades reales y proporcionarles lo necesario para que se sientan únicos.

 

  1. Respeto: Como personas adultas que son, hay que respetar su derecho a decidir por sí mismos, sin infantilizarles y sin que nadie decida por ellas.

 

  1. Intimidad y Confidencialidad: A las personas hay que facilitarles su intimidad y hacerles ver que pueden confiar plenamente en los profesionales que les rodean.

 

  1. Empatía: Los profesionales debemos ponernos en el lugar de las personas que cuidamos y entender sus necesidades reales, sentimientos y miedos.

 

  1. Información: Las personas tienen derecho a estar informadas de cualquier cosa que les concierna, particularmente de todo lo relacionado con su salud, bienestar y entorno familiar y/o afectivo.

 

  1. Escucha y consideración: Hay que tener en cuenta las preferencias de las personas en cuanto a los cuidados que reciben para mejorar la atención al detalle y su calidad de vida.
  1. Valoración y refuerzo positivo: Debemos hacer que las personas se sientan queridas, importantes y necesarias, dando mensajes positivos de reconocimiento de logros, trabajo y mantenimiento, potenciando fortalezas y supliendo debilidades.

 

  1. Motivación: los profesionales debemos motivar a las personas que cuidamos para que sigan con sus aficiones, para que aprendan cosas nuevas, para que ayuden en los quehaceres cotidianos dentro de sus posibilidades, para que participen en actividades y, en definitiva, para que sigan desarrollando su proceso vital.

Una acción que apuesta porque la concienciación de la sociedad es importante para ver que la vejez puede implicar “vulnerabilidad”, pero que ello no conlleva una pérdida de sus derechos. Las personas mayores aportan mucho a la sociedad y, sobre todo, han aportado mucho, por lo que es un deber respetar su sitio y darles el lugar que les corresponde.

La dignidad de la persona no se pierde con la edad, la dignidad va ligada al hecho de ser persona hasta el final. El maltrato en la vejez no es solo físico, sino que va mucho más allá. Unas palabras, unos gestos, infantilizar o no respetar su autonomía. El maltrato en la vejez es “suprimir” en la persona mayor todo aquello que como seres autónomos podrían realizar y que no se les permite hacer por cuestiones de la edad y/o de la enfermedad que puedan padecer. Por eso, desde DomusVi se anima a que entre todos podamos seguir preservando esta dignidad y derechos con nuestros mayores.