Aunque durante mucho tiempo se ha comercializado la Viagra y otros fármacos como la fórmula para lidiar con los cambios en el rendimiento sexual a medida que envejecemos, no hablamos con frecuencia de lo que realmente sucede en las habitaciones de las personas mayores.

Por ejemplo, hasta hace poco, los investigadores no han explorado la frecuencia con la que las personas mayores tienen relaciones sexuales. No han determinado cuáles son los tipos de sexo que tienen las poblaciones mayores, ni qué riesgos de salud tienen más probabilidades de encontrar.

Pero las investigaciones más recientes están arrojando luz sobre este tema.

Actividad sexual en adultos mayores

Los medios de comunicación han recibido la noticia de que las personas mayores todavía tienen relaciones sexuales. ¡Por supuesto! Esto no es ninguna sorpresa para las personas mayores. Pero para el resto de nosotros, algunas de las estadísticas descubiertas en estudios recientes han demostrado ser particularmente esclarecedoras.

Por ejemplo, según el Estudio Longitudinal del Envejecimiento, el 31 por ciento de los hombres británicos de edades comprendidas entre 80 y 90  años se masturban y tienen relaciones sexuales. Y un poco menos del 60 por ciento de los hombres entre las edades de 70 y 80 años son sexualmente activos.

Mientras tanto, sólo el 14 por ciento de las mujeres entre las edades de 80 y 90, y el 34 por ciento de las mujeres entre 70 y 80, regularmente participan en el sexo o la masturbación.

Un estudio realizado por investigadores del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana mostró resultados similares. El 46 por ciento de los hombres y el 33 por ciento de las mujeres de más de 70 años informaron que se masturban y el 43 por ciento de los hombres y el 22 por ciento de las mujeres en el mismo grupo de edad decían que tenían relaciones sexuales con normalidad.

Y un estudio de la Comisión Nacional sobre el Envejecimiento (NCOA) muestra que las mujeres, en particular, encuentran a los 70 años más satisfacción física en el sexo que cuando rondaban los 40 años. El sexo también demostró ser más emocionalmente satisfactorio para ambos sexos.

Problemas sexuales en las personas mayores

Aparte de estas estadísticas, el sexo cambia a medida que envejecemos.

En muchos casos, el sexo y la intimidad necesitan ser redefinidos para seguir siendo una parte satisfactoria de la vida de uno. A medida que una mujer envejece, su vagina puede acortarse y estrecharse, sus paredes vaginales pueden volverse más delgadas y más rígidas, y experimentará menos lubricación vaginal. A medida que los hombres envejecen, la impotencia (también conocida como disfunción eréctil, o ED) se vuelve más común.

Las causas de estos cambios en el cuerpo varían, pero son todos los subproductos naturales del envejecimiento. Los posibles culpables, según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, incluyen artritis, dolor crónico, demencia, enfermedades del corazón y depresión. Las complicaciones también pueden surgir debido a la cirugía, los medicamentos y el consumo de alcohol.

Con el fin de mantener una vida sexual satisfactoria a medida que envejeces, puede ser crucial reflexionar acerca de lo que la intimidad significa para ti y tu pareja. ¿Te sientes bien con esas partes de tu cuerpo que comienzan a funcionar de manera diferente? ¿Todavía disfrutas las mismas cosas en la cama, o es hora de probar algo nuevo?

Imagen: boredpanda