Tu vida sexual va a cambiar al mismo ritmo que tu cuerpo. Estos cambios pueden ser abordados y puedes tener relaciones sexuales sanas y satisfactorias toda tu vida. Mediante la comunicación con tu pareja, el cuidado de tu salud y manteniendo una buena perspectiva emocional, tu vida sexual puede enriquecerse con los años.

1 Habla con tu pareja

La comunicación abierta siempre ha sido esencial para el buen sexo. Habla con tu pareja acerca de las dificultades sexuales que podáis estar teniendo juntos/as. Intentar tratar las dificultades como problemas a resolver y trabajar juntos/as en la búsqueda de soluciones creativas.

2 Utiliza lubricantes

A medida que la mujer envejece, la lubricación natural de la relación sexual disminuye. Esto se puede arreglar fácilmente mediante el uso de un lubricante a base de agua. Al principio, la aplicación de un lubricante para tener sexo puede parecer algo incómodo, pero tú y tu pareja os acostumbraréis rápidamente a él e incluso lo podéis incorporar en los juegos previos. Con el paso del tiempo puedes animarte a probar lubricante de efecto frío/calor o de distintos aromas y sabores.

3 Experimenta con Posiciones y Tiempos

El dolor causado por la artritis u otra afección puede interferir con el sexo. Experimenta con diferentes posiciones sexuales, y podrás encontrar una que funcione mucho mejor. Además, la artritis y otras condiciones de dolor a menudo son menos severas en determinados momentos del día, que variarán para cada persona. Trata de tener relaciones sexuales cuando tu dolor es menos grave.

Tratar con Problemas de erección

Para los hombres, la dificultad para tener una erección es una parte esperada del envejecimiento. Si esto le sucede a tu pareja, con suavidad intenta ayudarle a solucionar este problema. Los cambios en la dieta y los medicamentos pueden ayudar. Si quien duerme contigo es una mujer… ¡estás de suerte,  no tendrás que preocuparte por esto!.

5  Sentirte bella

Vivimos en una cultura que constantemente nos muestra imágenes de la juventud y la belleza. A medida que las mujeres envejecen, pueden sentirse menos atractivas sexualmente, lo que puede interferir con el deseo sexual. Trata de no ser influenciada por estos mensajes culturales. Claro, tu cuerpo cambia a medida que envejece, pero no refleja tu valor o conveniencia. Ignora los mensajes y estereotipos de la televisión, revistas y otros medios de comunicación y abraza tu cuerpo en cada etapa de tu vida.

6  Cuida tu salud

La mala salud puede interferir con la satisfacción sexual. Si tienes una alteración en tu salud, asegúrate de controlarla. Sigue las órdenes del médico y crea el estilo de vida que necesitas para estar sana. La pérdida de peso, hacer ejercicio y comer bien no sólo mejorarán tu salud, también mejorarán tu vida sexual.

7  El sexo después de la cirugía

A medida que las mujeres envejecen, es posible que deban someterse a procedimientos quirúrgicos que alteran los órganos reproductores. Los más comunes son la mastectomía (la extirpación de un seno o una parte del pecho para tratar el cáncer) o una histerectomía (extirpación del útero y, a veces los ovarios). Estas cirugías no interfieren con la capacidad de la mujer de tener relaciones sexuales. Sin embargo, estos procedimientos pueden cambiar drásticamente la forma en que una mujer percibe su propio atractivo. La comunicación abierta con tu pareja antes y después de estas intervenciones puede ayudar a reducir la ansiedad y la negatividad.

8  Sexo seguro

Cualquier adulto sexualmente activo necesita protegerse de las enfermedades de transmisión sexual. Las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, están en aumento en los adultos mayores. Los adultos mayores han tenido más tiempo para desarrollar una historia sexual. Además, muchas infecciones pueden permanecer latentes durante años en las personas. No asumas que una pareja sexual de más edad es un compañero sexual seguro. Practica siempre el sexo seguro.

9  Habla con tu médico

Si tú o tu pareja estáis teniendo dificultades sexuales, habla con tu médico. Puede haber soluciones simples a tus problemas como el cambio de la hora del día en que tomas una medicación o hacer pequeños cambios de estilo de vida. Cuenta con que vas a tener que hacer ajustes en tu vida y en tus hábitos sexuales a medida que envejeces. Tu médico puede ayudar a que la adaptación a las diferentes etapas sea óptima.

10  Vibradores y masturbación

Es un simple hecho que los hombres tienen menores expectativas de vida que las mujeres, lo que resulta en un gran número de mujeres viudas o solteras de edad avanzada. El sexo y los orgasmos traen tantos beneficios físicos como emocionales. Las mujeres no deben sentirse culpables por la masturbación. Los vibradores y otros dispositivos pueden ayudar enormemente.

Referencias bibliográficas:

  1. National Institute on Aging. Bound For Your Good Health: Sexuality in Later Life. NIH Publication Number 05-7185.
  2. National Institute on Aging. Bound For Your Good Health: Menopause. NIH Publication Number 05-7185.